¡El Revocatorio ha muerto! ¡Viva el Revocatorio!

POR MANUEL MALAVER - VENEZUELA - 24 SEP 2016, 10:06 P.M.

Cualquiera pensaría que la decisión del CNE de acumular todos los obstáculos posibles para que el Referendo Revocatorio contra Maduro no se realice este año ni nunca, fue el único acontecimiento político importante ocurrido durante el 2016 en el país, y, por tanto, perfectamente, archivable como otra derrota catastrófica para la oposición democrática.

Se desprende, no solo de la propaganda oficialista que liminar y subliminar desliza la idea “de que dictadura revolucionaria no sale con votos, y menos con Revocatorio”, sino también de voces de la oposición que ya hacen cola en el “Muro de los Lamentos” para espetar lo de siempre: “Nos jodimos, la MUD nos entregó, y sin ánimos de meterme en lo que me incumbe, creo que, sin un nuevo liderazgo y, sobre todo, sin tomar la vía de otras formas de lucha (estallido social, desobediencia civil, o aplicación del art. 350 de la Constitución) tendremos dictadura comunista para rato”.

Sin embargo, un análisis “sine ira et studio”, menos emocional y sustentado en los datos y cifras fríos que jalonan los anales (amo a Tácito) del espectacular y calientísimo  2016, nos sitúan, no solo en un balance que determina que Maduro y el totalitarismo deambulan, definitivamente, por el túnel sin salida de la inviabilidad del socialismo, sino, en la perspectiva de que, una oposición unida y una sociedad civil en la calle, puede que no provoquen un suicidio político colectivo  del castrochavismo, pero si una fuga en avión, vehículo automotor, balsa o a pie por las trochas y caminos verdes que tanto abundan en la larga frontera colombo-venezolana.

¿Qué pasó, entonces, la noche del miércoles pasado, cuando, las cuatro señoras adultas mayores del CNE -bajo cuyas faldas se esconde Maduro cada vez que siente venir la tormenta- anunciaron que habían aprobado un cronograma para el Revocatorio que, de todas todas, lo hace imposible y lo remite a ser celebrado en algún año del siglo XXI?

¿Se perdió la guerra, o una importante batalla que va influir en el resultado final de la guerra, o fue solo una escaramuza perfectamente rectificable que, en cuestión de semanas,  dejará de nuevo  enfrentadas las fuerzas en pugna y disponiendo de los recursos que les permitan empeñarse en las estrategias que desarrollaban hasta ahora?

Las respuestas a las preguntas no pueden ser rígidas, taxativas,  y convencionales,  pero mucho menos ambiguas, por lo que, es  insoslayable recurrir a  la heurística que recomienda creatividad  para verlas de conjunto y  olfato al establecer las pistas  que  nos  acerquen  al momentum que irrumpe después del 21-Sep.

Para empezar, el Referendo Revocatorio es una consecuencia de la estrepitosa derrota que le aplicó la oposición democrática al totalitarismo castrochavista en las elecciones parlamentarias del 6-D, y cuyo efecto más devastador fue perder  la otra mitad del gobierno, el Poder Legislativo y sufrir en  los últimos nueve meses ataques tras ataques.

En otras palabras, comienza otra historia, otra narrativa en la política venezolana, como que, después de 17 años, el chavismo se convierte en minoría, la oposición eleva su respaldo hasta un 80 por ciento y las estrategias gobierno-oposición se revierten, por cuanto, la primera toma la ofensiva y el segundo, la defensiva.

De modo que,  puede afirmarse que toda la política que surge durante el 2016 se origina en la conmoción de este choque de placas teutónicas y las nuevas realidades que crea, ya que, desencadena terremotos, tsunamis y no pocas réplicas y sacudidas que, aunque muy fuertes, no son iguales en intensidad a los primeros.

“No son iguales en intensidad a los primeros” y este dato es fundamental para entender lo que pasó con el Referendo Revocatorio y sus epílogos, pues, si se hubiera entendido que el CNE de Maduro aceptó y jugó limpio  al reconocer la mayoría absoluta que lo desalojó del Poder Legislativo justamente por eso, porque era el Poder Legislativo, se habría establecido que el siguiente paso, conquistar el Poder Ejecutivo, debía hacerse con unos métodos que no contemplaran la participación del Ejecutivo en su cónsola de decisiones.

En otras palabras que, debido a que el CNE había reconocido la victoria opositora del 6D, la MUD se confió que lo mismo sucedería con el Referendo Revocatorio, como sucede normalmente en los gobiernos democráticos. El error de cálculo  estuvo en no pensar que Maduro es el cabecilla de un régimen totalitario y lo que preside es una dictadura. Y si aceptó la victoria en las elecciones legislativas, de ninguna manera iba a aceptar que un Referendo Revocatorio determinara el final de su mandato.

Y esto fue lo que sucedió y también que tan pronto el Ejecutivo percibió que  la política opositora se dirigía a tomar sus cuarteles, pues, instrumentó una  estrategia de contén hacia Asamblea Nacional sustentada en los poderes que continuaba controlando, el TSJ y el CNE,  y lanzándolos un golpe de Estado judicial cuyos resultados, si no han paralizado la AN, si han perturbado sus funciones y hacia la MUD con todas las persecuciones y detenciones ilegales que ha lanzado contra sus dirigentes.

“El poder nace del fusil” escribió una vez el marxista, comunista y teórico de la guerra y la política chino Mao Tse Tung, y pienso que, no otra cosa escribieron  Lenin y Trotsky, el primero en “El Estado y la Revolución”, y el segundo, en los muchos discursos que pronunció durante los años en que organizó el “Ejército Rojo” e hizo triunfar al bolchevismo en la Guerra Civil rusa.

Solo que, para unos y otros, el poder no solo “nace del fusil”, sino que también se utiliza para imponer, consolidar y mantener el poder por la fuerza y la violencia.

 De ahí que, en las constituciones comunistas, solo existe un poder real, que reina y domina sobre los otros, los somete, el Ejecutivo, con su presidente, burós y ministros, que, a través del Ejército y los cuerpos policiales, reprime y aplasta al resto de la sociedad.

Convengamos que, en las democracias instrumentales, mutiladas e interferidas que estableció la variante que se llamó “Socialismo del Siglo XXI”, tal supremacía no es tan evidente, pero al final, con todos los atajos y sesgos jurídicos que puedan tomar en sus constituciones, creo que se reducen a un solo principio: “Todos los poderes son negociables, e incluso, entregables al enemigo, menos el Poder Ejecutivo”.

Fue el mensaje no escrito, pero perfectamente deducible de la ideología chavista que,  los estrategas opositores  promotores del Revocatorio no interpretaron, colgados de la ilusión de que, si Maduro había reconocido la pérdida del Legislativo en las elecciones del 6D ¿por qué no iba reconocer la pérdida del Ejecutivo después de resultar derrotado en otra consulta popular?

Y la respuesta es que no lo iba a reconocer, porque, con la pérdida del poder Legislativo no se perdía la dictadura, el socialismo y la revolución, pero con la pérdida del Ejecutivo, se perdía  absolutamente todo.

¿Quiere decir que, por todo ello, había que olvidarse y no invocar el Revocatorio, y buscar otras fórmulas para destituir a Maduro que no dependieran de las decisiones de los poderes controlados por el Ejecutivo, como podían ser la “Enmienda Constitucional”, o una presión de calle para obligarlo a renunciar?

No, en absoluto, porque, para empezar el Revocatorio procede de una prescripción  constitucional y la sociedad civil, secundada por los partidos políticos, está en el derecho de reclamarla contra el peor gobierno que ha conocido la historia del país.

Además, se trata de una excelente forma de movilización, que, no solo es constitucional, sino electoral y el pueblo venezolano, por su cultura y tradiciones democráticas, le gusta votar.

 Pero, yo diría, que se trata del Revocatorio concebido más allá de lo electoral, como fórmula, tanto para salir de Maduro, como para que el pueblo en la calle se convirtiera en el motor de cambios más profundos en los que, lo electoral, es solo un aspecto.

El Revocatorio, en definitiva, cristalizado,  como lo pedía recientemente el profesor,  Fernando Mires,  según reseñófactormm.com, “no como un trámite electoral, sino como un movimiento social”, como una fuerza volcada a una inmensa movilización ciudadana que, entre sus muchos objetivos debe proponerse, revocarle el mandato a Maduro, pero también revocar la dictadura, el socialismo y el totalitarismo, restaurar la democracia y la libertad  y reconstruir la economía desde sus cimientos.

De ahí que, los cortafuegos instrumentados por Maduro y las señoras del CNE contra el Revocatorio, no solo deben enfrentarse como obstáculos a superar, sino como oportunidades para arreciar las protestas, movilizar la mayor cantidad de ciudadanos posible, transformando su lucha, de un simple evento electoral, en gigantescas manifestaciones que patenticen que los venezolanos emprendieron la ruta de su liberación y no van a parar.

Río en el cual, las protestas contra los que quieren impedir el Revocatorio se mantienen, la lucha por su celebración sigue vigente, pero sus alcances deben ir mucho más allá y revelarle al mundo que Venezuela no se rinde, está en la calle y no la abandonará hasta que Maduro sea desalojado de Miraflores y la libertad y la democracia rescatadas.

Un auténtico tour de force que habla también de la habilidad o sabiduría de convertir las derrotas en victorias, pero, igualmente, de un principio estampado en el artículo del profesor Mires ya citado:

 “Defender el RR es defender la Constitución. Defender la Constitución es defender el RR. A Solidanosc en Polonia le cerraron muchas veces el camino democrático, hasta con un golpe de estado. Al final, triunfó. No hay ningún ejemplo histórico ni en América Latina ni en Europa, en el cual una minoría armada haya derrotado a una mayoría democrática”.

Loading...

"La constituyente es la guerra civil" por Manuel Malaver 

POR MANUEL MALAVER -VENEZUELA - 24 JUL, 11:57 A.M.
Ya fue señalado por historiadores y politólogos del siglo pasado que la guerra civil era una consecuencia necesaria e inevitable en todo proceso  de cambio que se propusiera instaurar un modelo político y económico inspirado en la escolástica que Marx y Engels prescribieron en su copiosa y desordenada obra. Y ...

¿Cuánto tiempo más es necesario para derrotar la dictadura?

POR MANUEL MALAVER -OPINIÓN - 09 JUL, 10:12 A.M.
Se conoce que la historia, como Dios, tiene sus designios, sus misteriosos designios y que no siempre se ajustan a las conclusiones que políticos, analistas y comunicadores desprenden de las señales que indican que las cosas van por un lado y no por otro.

"La Fiscal, Luisa Ortega, se une a la lucha contra la narcoconstituyente" por Manuel Malaver

POR MANUEL MALAVER -VENEZUELA - 12 JUN, 6:33 A.M.
No estuvo mal el cálculo de la élite madurista y el G-2 cubano cuando decidieron que, cualquier intento de garantizarle una permanencia estable a Maduro en Miraflores hasta el 2018 y más adelante, pasaba por rediseñar “constitucionalmente” el país, de modo que, ni elecciones, ni revocatorios, ni artículo 350 volvieran ...

Manuel Malaver: A 60 días de aquel 19 de Abril

POR MANUEL MALAVER -VENEZUELA - 04 JUN, 8:48 A.M.
Aquel 19 de Abril del 2017, no dudé en compararlo con el otro, el de 1810, porque venía precedido de señales que, dadas las características de la lucha política que se desarrolla en Venezuela desde el 6D del 2015, se me ocurrió podía dar inicio a la “tormenta perfecta” que ...