Competencias del Municipio: Propias, Concurrentes, Descentralizadas y Delegadas" por Maria Auxiliadora Dubuc @Mauxi1

POR MARIA AUXILIADORA DUBUC - VENEZUELA - 30 MAY 2017, 5:09 P.M.

El Municipio en Venezuela es la unidad política primaria de la organización nacional, tal y como lo establece el artículo 168 de nuestra carta magna,  representa el espacio territorial con mayor posibilidad de promover el desarrollo político, social y económico del país, para ello cuenta con una serie de competencias que le permiten cumplir sus objetivos, así pues, sus actuaciones en el ámbito de sus competencias deben incorporar la participación ciudadana en la gestión pública de forma efectiva, suficiente y oportuna de conformidad con las disposiciones legales en la materia, porque haciendo uso de esa participación ciudadana como medio para el desarrollo de las comunidades, es como se contribuye a su vez, al desarrollo nacional. Para el cumplimiento de estas competencias el Municipio venezolano está dotado de autonomía financiera a los efectos de captar recursos propios, a través de la recaudación de impuestos y por otro lado cuenta con las transferencias gubernamentales que realizan los otros niveles de poder.

El Articulo 169 de nuestra Constitución igualmente establece que la legislación que se dicte para desarrollar los principios constitucionales relativos a los Municipios y demás entidades locales, deberá contener incluso lo que respecta a la determinación de sus competencias y recursos, atendiendo a las condiciones de población, desarrollo económico, capacidad para generar ingresos fiscales propios, situación geográfica, elementos históricos y culturales y otros factores, por lo que se consagra una delegación para el desarrollo de la normativa en la Ley, mientras por otro lado el artículo 178 consagra expresamente cuáles son esas competencias enumerándolas de manera taxativa.

Al leer la norma Constitucional, en principio notamos que es genérica, habla de competencias municipales de forma general, por lo que pareciera existir una evidente contradicción en su articulado, ya que en  los artículos 156, 164 y 178 se repiten las mismas materias de su competencia, atribuyéndolas a los otros niveles territoriales del poder público; ejemplo de ello lo constituyen la salud, basura, vivienda, agua, policía, turismo, etc. Esta situación genera confusión, resultando francamente contradictorio. La Constitución entonces de manera definitiva, no define cuales son las competencias propias, ni diferencia ni clasifica, aun cuando sí menciona las competencias concurrentes; sin embargo,  la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia ha interpretado y aclarado que las materias competencias propias son aquellas concernientes a los intereses de la vida local, utilizando el concepto de competencia residual:

 

“...la competencia de los municipios es residual; todo aquello que no sea competencia del poder nacional, propiamente dicho, será competencia de los municipios. Y, por cuanto las materias referentes a la vida local no se encuentran reservadas al poder nacional, es lógico pensar que es materia de la competencia municipal...”

 

Sin embargo, la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, que dicho sea de paso es la ley que tiene por objeto desarrollar los principios constitucionales relativos al Poder Municipal, establece en su Artículo 52 que es competencia de los municipios, el gobierno y la administración de los intereses propios de la vida local, la gestión de las actividades y servicios que requiera la comunidad, de acuerdo con la Constitución y las leyes.  

 

Está claro entonces que los municipios en Venezuela gozan de autonomía en la gestión de las materias propias, es decir, en aquellas áreas donde no haya concurrencia con los otros niveles de poder territorial y además de conformidad con lo establecido en el Artículo 53 ejusdem, los Municipios gozan de competencia para organizar el funcionamiento de sus órganos y regular las atribuciones de las distintas entidades municipales, de acuerdo a las normas que regulen su ordenamiento jurídico interno.

 

De allí que aun cuando se reconoce la existencia de la autonomía municipal, la misma se encuentra limitada,  ya que debe someterse a lineamientos de índole nacional o estadal, de tal modo que por disposición en contrario podríamos asegurar que únicamente en aquellas materias donde no hay concurrencia con los demás poderes es donde el Municipio puede actuar con total autonomía.

 

La propia LOPPM clarifica en mucho la norma constitucional, consagrando una clasificación de las competencias municipales de manera expresa en el Artículo 55: “las competencias de los municipios son propias, concurrentes, además descentralizadas y delegadas”

 

De esta manera la Ley desarrolla la norma constitucional y procede a organizar las competencias comenzando por definir y establecer en una enumeración expresa las competencias propias, en el Artículo 56, a saber:

Se establece como competencia propia del Municipio el gobierno y la administración de los intereses propios de la vida local, como regla general, así se consagra el principio de autonomía municipal.

 

En segundo lugar, la Ley se refiere a la gestión de las materias que la Constitución y las leyes nacionales les confieran a los Municipios,  en todo lo relativo a la vida local, y especifica, lo relativo a la ordenación y promoción del desarrollo económico y social, la dotación y prestación de los servicios públicos domiciliarios, la aplicación de la política referente a la materia inquilinaria, la promoción de la participación ciudadana y, en general, el mejoramiento de las condiciones de vida de la comunidad.

 

En este punto el artículo comienza a enumerar, como dije antes de manera específica, las  áreas que deben considerarse materias propias de la competencia del Municipio, a saber:

 

La ordenación territorial y urbanística; el servicio de catastro; el patrimonio histórico; la vivienda de interés social; el turismo local; las plazas, parques y jardines; los balnearios y demás sitios de recreación; la arquitectura civil; la nomenclatura y el ornato público.

 

En este aspecto el artículo 61 de la Ley igualmente establece la obligación del municipio de aprobar un plan de desarrollo urbano local mediante el cual se regulará el uso y aprovechamiento del suelo según las directrices contenidas en el plan nacional de ordenación urbanística, en concordancia con el plan de desarrollo económico y social, cuya obligación está contenida en el artículo 60, que establece que cada Municipio, según sus particularidades, tendrá un plan que contemple la ordenación y promoción de su desarrollo económico y social que incentive el mejoramiento de las condiciones de vida de la comunidad municipal.

 

Este plan de desarrollo urbano local contendrá la ordenación del territorio municipal, hará una clasificación de los suelos y sus usos, y los regulará, definirá los espacios libres y de equipamiento, adoptará las medidas de protección del medio ambiente, de conservación de la naturaleza y del patrimonio histórico, así como la defensa del paisaje y de los elementos naturales y podrá contener además, la determinación de las operaciones destinadas a la renovación o reforma interior de las ciudades.

 

También se desarrolla en el Artículo 62 ejusdem, lo relativo a la vocación turística municipal, lo relativo a los planes locales a los efectos de la promoción y desarrollo del turismo, de aquellos sitios de interés histórico, de bellezas naturales, recreativos y de producción de artesanía conjuntamente a los sectores público y privado y la obligación de los municipios de coordinar sus actividades turísticas con las que desarrollen el Poder Nacional o Estadal.

La vialidad urbana, la circulación y ordenación del tránsito de vehículos y personas en las vías municipales y los servicios de transporte público urbano.

 

En este punto, los municipios han establecido su normativa con relación al apoyo de la policía de circulación y la legislatura en materia de transito y circulación, desarrollando el contenido de la Ley de Tránsito Terrestre e igualmente lo relativo a la regulación en materia de tarifas por concepto de servicios de transporte público urbano, materia que se ha convertido en reserva del poder nacional.

 

Los espectáculos públicos y la publicidad comercial en lo relacionado con los intereses y fines específicos del Municipio.

 

Esto en lo relativo a la organización a los fines de no afectar el entorno de la ciudad y además dentro de la potestad tributaria, los municipios establecen alícuotas a través de Ordenanzas para la obtención de los permisos correspondientes a los efectos del desarrollo de estas actividades, así generan recursos para el financiamiento de obras y la prestación de servicios municipales.

 

La protección del ambiente y la cooperación en el saneamiento ambiental; la protección civil y de bomberos; y el aseo urbano y domiciliario, incluidos los servicios de limpieza, recolección y tratamiento de residuos.

 

El Artículo 64 de la Ley establece que a los municipios les corresponde la protección del medio ambiente y lo relativo a la salubridad pública, suministro de agua y el tratamiento de las aguas residuales, de modo que los municipios deben participar en la formulación de la política nacional o estadal en materia ambiental, cosa que francamente no ocurre. Sin embargo, los municipios tienen a su cargo la gestión en materia de los residuos urbanos y de las aguas residuales, la basura, todo lo cual se ha convertido en un dolor de cabeza para los municipios en general dado el alto costo de la recolección y disposición de los mismos.  Con relación a la intervención en materia de ruidos molestos, el control de las emisiones de los vehículos que circulen por el ámbito municipal, así como el establecimiento de los corredores de circulación para el transporte de sustancias tóxicas o peligrosas, es tarea difícil, aun cuando se han aprobado ordenanzas que regulan la materia, pero que resultan absolutamente ineficaces a la hora de su implantación, ya que se requieren de la adquisición de tecnología costosa para ello. Sin embargo, eso está previsto y se consagra el deber del Poder Nacional y los Estados de facilitar a los municipios los apoyos técnicos y los recursos que se requieran para cumplir con estas funciones, cosa que dados los problemas políticos no ocurre, afectando de manera determinante la calidad de vida del ciudadano.

 

La salubridad y la atención primaria en salud; los servicios de protección a la primera y segunda infancia, a la adolescencia y a la tercera edad; la educación preescolar; los servicios de integración familiar de las personas con discapacidad al desarrollo comunitario; las actividades e instalaciones culturales y deportivas; los servicios de prevención y protección, vigilancia y control de los bienes; y otras actividades relacionadas.

 

En esta materia ya son muy pocos los municipios que poseen ambulatorios municipales, dada la dificultad en la adquisición de insumos básicos para brindar esta atención primaria, sin embargo la materia es regulada a través de ordenanzas municipales que han creado institutos o servicios autónomos a estos efectos, con la intención de generar recursos provenientes de donaciones etc.

 

Los servicios de agua potable, electricidad y gas doméstico; de alumbrado público, alcantarillado, canalización y disposición de aguas servidas; de mataderos, cementerios, servicios funerarios, de abastecimiento y mercados.

 

El Artículo 63 de la Ley consagra lo relativo a los servicios públicos domiciliarios de suministro de agua potable, de electricidad y de gas, recalcando que son competencia de los municipios y que deben ser   prestados directamente por éstos o mediante alguna forma de contratación, con sujeción al régimen general que se establezca en la correspondiente ley nacional.  Pero por otro lado el artículo 68 establece que es la ley estadal respectiva, la que determinará los servicios públicos mínimos que cada Municipio deberá prestar de manera obligatoria, atendiendo a su categoría demográfica y actividad predominante, así como otros elementos relevantes. Sin embargo, la prestación de los servicios de agua potable, recolección de basura, alcantarillado de aguas servidas y pluviales, alumbrado público, plazas y parques públicos, será obligatoria para todos los municipios.

 

La justicia de paz; la atención social sobre la violencia contra la mujer y la familia, la prevención y protección vecinal y los servicios de policía municipal, conforme a la legislación nacional aplicable.

 

Igualmente ocurre con relación a la justicia de paz y la atención de los casos de violencia intrafamiliar, se ha legislado poco, a raíz de la aprobación de la ley Orgánica de Justicia de Paz Comunal que atenta contra esta competencia y la aprobación de leyes como la LOPNNA y otras, que arrebatan las competencias municipales o las cercenan de manera definitiva.

 

En materia de seguridad se establece en el Artículo 65 lo relativo a la  policía municipal en su carácter de policía administrativa, de control de espectáculos públicos, de orden público y de circulación y en el articulo 66 lo relativo a la protección y defensa civil, la prevención y extinción de incendios, la prevención y acción inmediata en caso de accidentes naturales o de otra naturaleza, como inundaciones, terremotos, epidemias u otras enfermedades contagiosas, conforme a la ley. Los Municipios cuentan con sus policías municipales, muchas intervenidas hoy día por el gobierno nacional, no son competentes en materia de orden público, materia que es reserva del poder nacional

 

La organización y funcionamiento de la administración pública municipal y el estatuto de la función pública municipal.

 

Muy pocos son los manuales y ordenanzas que regulan hoy día la administración pública, los municipios funcionan una camisa de fuerza desde el punto de vista legislativo en esta materia, dada las limitaciones que a este respecto ha puesto la legislación nacional dada la regulación establecida en la Ley del Estatuto y la Ley de Carrera Administrativa.

 

Las demás relativas a la vida local y las que le atribuyan la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y las leyes nacionales y estadales.

 

Como deviene del análisis anterior, existen un sinnúmero de Leyes nacionales que regulan estas materias propias de la vida local, todo lo que hace pensar que el concepto de concurrencia está penetrando profundamente en la actividad municipal, pese a que la Ley Orgánica del Poder Público Municipal las cataloga como propias, afectando de manera determinante el principio de autonomía. En este orden de ideas, da la impresión que el Municipio no es más que una simple herramienta para la implementación de las materias nacionales o estadales en el ámbito local.

 

En este orden de ideas, el Artículo 57 de la LOPPM, define las competencias concurrentes del Municipio, como aquellas que comparte con el Poder Nacional o Estadal, las cuales serán ejercidas por éste con algunas limitaciones que le asigne la Constitución de la República y las leyes.  Ejemplos de aquéllas lo constituyen las materias no propias de la vida local enumeradas en el párrafo anterior, tales como: pesca, ganadería, etc, sin embargo como ya hemos explicado las competencias concurrentes van más allá del contenido del artículo en virtud que dadas las limitantes muchas competencias propias han pasado a ser concurrentes hoy en día.

 

Por otro lado, el Artículo 58 de la Ley pasa a definir entonces las competencias descentralizadas, como aquellas materias que el poder nacional o los estados pueden transferir al Municipio, transferencia que debe hacerse expresamente a través de la Ley de Descentralización la cual  determinará el alcance, contenido y condiciones de la transferencia y se establece igualmente que el Municipio podrá solicitar al Poder Nacional o al Estado respectivo, la transferencia de determinadas competencias.

 

Por último la Ley en el Artículo 59 define las competencias delegadas como aquellas que delega el poder nacional o estadal en los Municipios, previa aceptación de estos, con el fin de mejorar la eficiencia de la gestión pública o de la prestación de un servicio, la delegación debe hacerse a través de un acto delegatorio  y siempre que se transfieran los recursos que se requieran para dar cumplimiento a la delegación.  Los Municipios podrán solicitar al Poder Nacional o al del Estado respectivo, la delegación de determinadas actividades.

En conclusión, los Municipios en Venezuela en su carácter de personas jurídicas de carácter público, tienen por finalidad fundamental satisfacer las necesidades locales de sus ciudadanos; porque son la autoridad más cercana, para ello, deben hacer uso de sus competencias de forma autónoma, por lo que limitar esa autonomía es jugar en contra de las gente y poner en peligro la satisfacción de sus necesidades básicas.

En la actualidad el Municipio en Venezuela juega un papel decisivo para alcanzar el desarrollo nacional al que aspiramos porque solo a través de la participación ciudadana y la captación de ingresos propios para cubrir el gasto público e impulsando proyectos de desarrollo local, es que consecuencialmente el país logrará alcanzar niveles de desarrollo óptimos no solo económicos, sino también en el orden social, cultural y político. De allí que se impone la priorización, a los efectos de ubicar a los Municipios en el lugar que merecen, para así lograr responder a las demandas de la comunidad y de este modo elevar los niveles de bienestar humano a los que los ciudadanos tenemos derecho.


 

Loading...

Competencias Propias Del Municipio" por Maria Auxiliadora Dubuc / @Mauxi1

POR MARIA AUXILIADORA DUBUC -VENEZUELA - 17 AGO, 5:40 P.M.
COMPETENCIAS PROPIAS DEL MUNICIPIO: LA SALUD; SERVICIOS DE PROTECCIÓN A LA INFANCIA, Y TERCERA EDAD; LA EDUCACIÓN PREESCOLAR; LOS SERVICIOS DE INTEGRACIÓN FAMILIAR Y LAS ACTIVIDADES E INSTALACIONES CULTURALES Y DEPORTIVAS  En el marco de las competencias propias del Municipio hablaremos en esta oportunidad de temas muy sensibles a la ...

"Competencias Propias del Municipio: Protección  Civil y Ambiental" por Maria Auxiliadora / @Mauxi1

POR MARIA AUXILIADORA DUBUC -VENEZUELA - 12 AGO, 10:35 A.M.
El constituyente de 1999 dedicó el Capítulo IX del Título III de nuestra Carta Fundamental a los derechos ambientales, actuando en concordancia con una poderosa corriente mundial, cuya expresión se encuentra tanto en la doctrina como en el derecho positivo.

COMPETENCIAS PROPIAS DEL MUNICIPIO: ESPECTACULOS PUBLICOS Y PUBLICIDAD COMERCIAL" por @mauxi1

POR MARIA AUXILIADORA DUBUC -VENEZUELA - 03 AGO, 4:02 P.M.
Es responsabilidad del Municipio mantener un equilibrio entre el gobierno local, la administración de sus intereses y la gestión de las materias que le asigne la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y las leyes nacionales destinadas a regular lo municipal...

"Venezuela frente a un Abismo…. Elección Constituyente: Comunismo Del Siglo XXI Arribando" por @Mauxi1

POR MARIA AUXILIADORA DUBUC -VENEZUELA - 31 JUL, 7:54 A.M.
Este domingo 30 de julio, tres meses después del llamado de Nicolás, Venezuela elegirá a los miembros de la ANC, en una contienda que tiene un 90% de rechazo ciudadano, en la que la coalición opositora no participa porque se trata de un fraude constitucional y una estrategia para perpetuarse ...