"La hecatombe" por Juan  Guerrero / @camilodeasis

POR JUAN GUERRERO - VENEZUELA - 31 JUL 2017, 7:29 A.M.

  La crisis generalizada en Venezuela es una realidad incuestionable. La pugnacidad política agravó a extremos de emergencia humanitaria las áreas sociosanitarias (medicinas/equipos médicos), alimentos y seguridad colectivas.

  Ya comenzamos a hablar de “veteranos de guerra”. No solo debemos mencionar los más de 100 jóvenes asesinados en los enfrentamientos con los organismos policiales/militares, paramilitares/colectivos, también de la crueldad de esta guerra asimétrica, que está dejando una estela de cientos de miles de heridos, torturados y minusválidos.

  En días pasados varios médicos comentaban que habían operado a muchachos con graves heridas. Muchos de ellos perdieron manos, dedos, brazos e incluso, piernas o han quedado ciegos.

  Estas son las marcas de la guerra. No hay otra palabra que sirva de sinónimo. Y estos son los rostros que deja todo conflicto bélico. No nos sigamos engañando: en Venezuela se está desarrollando una violencia desatada por el Estado contra sus ciudadanos. No existe otra manera de decirlo. No es una guerra civil. Tampoco es un alzamiento militar-civil contra el gobierno del Estado.

  Esta violencia o guerra asimétrica ha sido diseñada desde el llamado Alto gobierno y cuenta con la anuencia de la dirigencia militar/policial, en sus estructuras de mando. Además, ya hay suficientes testimonios que indican la participación de militares de otras nacionalidades, cubanos, bolivianos, así como colectivos/delincuentes, para atropellar a los ciudadanos en sus protestas.

  Es tiempo de detener esta anunciada carnicería que se está generalizando. Las irresponsables declaraciones del presidente de la república, los gobernadores de Guárico y Zulia, arengando al uso de las armas, son evidencias que lesionan la sana convivencia a la paz. La población civil no está armada. El imperio de armas y municiones está en manos del Estado así como sus comandos y personal militar profesional.

  El registro de imágenes, ya no simples escaramuzas con bombas lacrimógenas vs bombas molotov, está cambiando a enfrentamientos cuerpo a cuerpo. Eso va a desembocar en el descuartizamiento de quienes participen en esos hechos. Veremos entonces el desfile de miembros desprendidos, despellejados, barrigas abiertas y vísceras en el asfalto. Y el color de las aceras, calles y avenidas será de evidente rojo púrpura.

  Más terrible que la muerte es deambular con hambre por las calles, entre pedazos de cuerpos y pisando gelatinosos sesos humanos.

  Mil veces es preferible negociar la salida del régimen, aunque sean deficientes e insatisfactorias soluciones, que caer en el abismo de la violencia generalizada e incontrolada. Si no se han percatado de ello, habría que evacuar miles de heridos, atender millones de hambrientos, niños y ancianos desprotegidos. Zonas de población civil diezmadas por la ferocidad de ataques e incursión permanente de elementos de bandos contrarios y de quienes se aprovechan de las circunstancias. Y mucha, mucha más pobreza, dolor y llanto. Esto y más es un conflicto bélico que llamo guerra asimétrica.

  Todavía estamos a tiempo de detener esta barbarie. Todavía hay tiempo para negociar salidas al conflicto e impedir que las tensiones den paso a los enfrentamientos sin control. Hay que permitir que los negociadores hagan su trabajo, aún y a costa de ceder posiciones. Ninguno de los bandos es propietario del voto de la población. Y esta, en más de un 80% se encuentra en niveles de pobreza (extrema y aguda) y en vías de evidente riesgo de hambre que peligrosamente se está generalizando. Además, hay que agregar la emergencia médicoasistencial que ha llevado a parte de la población a la clara y evidente desesperación.

  Ni el hambre ni las emergencias médicas pueden esperar. O se llega a un acuerdo definitivo, donde la población reciba la ayuda humanitaria para sobrevivir, o esa población terminará pasando por encima de la dirigencia, de uno y otro bando, y resolverá a su manera la gigantesca emergencia que se está traduciendo en muertes por desnutrición infantil, epidemias de malaria, sarna, y muerte de pacientes oncológicos, renales, insulinodependientes, adultos mayores recluidos en geriátricos, enfermos psiquiátricos y presos comunes.

(*)  camiloddeasis@hotmail.com   TW @camilodeasis   IG @camilodeasis1

 

Loading...

"Política emocional" por Juan  Guerrero / @camilodeasis

POR JUAN GUERRERO -VENEZUELA - 17 AGO, 5:37 P.M.
En los varios tipos de inteligencia, la emocional representa un enorme avance en el largo camino de la humanidad hacia un completo y pleno desarrollo de su esencia humana.   Tiene como estrategia la actitud proactiva que es la marca fundamental que diferencia a las sociedades plenamente desarrolladas de aquellas incipientes. ...

"Mentalidad criminal" por Juan  Guerrero / @camilodeasis

POR JUAN GUERRERO -VENEZUELA - 12 AGO, 10:26 A.M.
Venezuela ha sido tomada por el crimen organizado que utiliza como pantalla a un régimen de naturaleza dictatorial de izquierda. Son pandillas, bandas y megabandas conectadas entre sí, y que obedecen a otras estructuras de poder que han trazado planes económico/financieros para extraer materia prima estratégica y utilizar el espacio ...

"Ese silencio cómplice" por Juan  Guerrero / @camilodeasis

POR JUAN GUERRERO -VENEZUELA - 03 AGO, 3:50 P.M.
  Nada puede evitar la caída del régimen dictatorial de Nicolás Maduro. Eso se puede observar y demostrar con apenas unas cuantas señales.   Políticamente la realización de la espuria Asamblea Nacional Constituyente, en su resultado final, indicó a la inversa que esa cifra correspondería más a la ausencia de militancia, que ...

"Triunfo de la civilidad sobre el totalitarismo" por Juan  Guerrero (*)

POR JUAN GUERRERO -VENEZUELA - 21 JUL, 8:19 P.M.
La jornada electoral de este pasado domingo, 16 de julio, deja una absoluta y clara enseñanza: la vocación civilista de la sociedad venezolana. Eso es incuestionable. Lo otro que es necesario recalcar: la innecesaria presencia de militares inmiscuyéndose en actos políticos de civiles. Se demostró que ellos sobran.