Entre la libertad y el militarismo

POR JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ - POLÍTICA - 26 JUL 2016, 8:45 P.M.

La población venezolana, ha estado sometida en los últimos tres lustros a un ejercicio de “pedagogía política constructivista” que se apoya en la experiencia previa del individuo y sobre la cual el gobierno ha venido impulsando nuevas referencias significativas en aras de llevarlo a “visualizar” una situación distinta y “mejorada” construida a través de una reflexión manipulada en respuesta a una motivación intrínseca, a la luz de continuos mensajes mediáticos de obvia procedencia oficialista cuyo “contenido” es preparado por el movimiento chavista orientándolo hacia una emoción que nubla el pensamiento, al tiempo de plasmar en el ciudadano la alteración de su estructura psicológica y planos cognitivos al integrar en la mente un “conocimiento nuevo” vinculado con un “maravilloso” devenir socioeconómico en un marco de plena justicia y equidad, que entra en pugna con el “conocimiento viejo” transformado ahora como una experiencia negativa e indeseable de la “IV República” presentada como ineficiente y corrupta (¡!), en contrapeso con el “mundo feliz” (dicen) que se alcanzará luego de transitar hacia el socialismo del siglo XXI (que no entienden ni los gobernantes ni los gobernados), bajo el edulcorado argumento que desde el inicio de la transición ya “manda el pueblo” en evidente populismo que contribuye a generar una “paciencia histórica” cargada de sacrificio (al tiempo de convertirlos en “cómplices”).

Vale resaltar para el caso venezolano, que la experiencia “socialista” a tenor de lo expresado por voceros del alto gobierno (o enanos gubernamentales) aún no puede ser evaluada habida cuenta que luego de 18 años (mas unos 10 años de preparación del golpe de Estado) su “modelo” no ha despegado, razón por la cual, apuntan, las críticas negativas caen dentro del campo de la inteligencia abstracta entendida como la capacidad de descifrar y comprender cualquier acción de la vida que permite ver más allá de lo inmediato hasta encontrar una verdad que facilite entender la dinámica de la vida; al punto de señalar que la tardanza en la creación  de las condiciones para el “despegue socialista” radica en los obstáculos que bajo la figura de una confrontación bélica no convencional (¿?) adelantan los supuestos grupos poderosos opuestos a la existencia de una “sociedad sin clases subordinadas”. Siendo que en realidad, lo que se ha generado es una marcada pérdida de libertad con relevancia de la opresión y ataque sistemático a la dignidad.

La libertad, como un valor y un derecho, hace referencia a la facultad (condición) que tiene (o debe tener) el ser humano para actuar en respuesta a su criterio y voluntad asumiendo que la libertad individual se ha de ejercer con respeto de la constitución, las leyes y a la propia responsabilidad moral, superando las dificultades del entorno (factores externos que impiden su realización)muy especialmente lo atinente a la libertad de expresión (Declaración Universal de los Derechos Humanos, Art. 19) consagrada como un derecho fundamental  a la luz de la garantía que tenemos (o debemos tener) para la difusión libre de ideas e información a través de los distintos medios de comunicación, con especial énfasis en las redes sociales que en lo específico del caso venezolano del presente se cuenta con una tecnología de Internet profundamente obsoleta, de elevado costo y de desesperante lentitud (¿con intención gubernamental subyacente?), que en mucho dificulta su utilización como alternativa informativa a la prensa escrita que se encuentra bloqueada (y otras autocensuradas) como consecuencia del férreo control del papel por parte del gobierno (¡otra vez!); en un ambiente de opresión (acto de presionar y someter a los ciudadanos hasta su humillación al no compartir la orientación gubernamental) que utiliza la violencia como un reflejo de aparente autoridad con elementos de tiranía cercanos a la crueldad, con el propósito de hacerlos actuar de manera distinta a sus aspiraciones (inducido por disturbios emocionales) al extremo de afectar la dignidad humana que es un valor (derecho inviolable) basado en el respeto y la estima que una persona tiene de sí misma en conjunto con la tolerancia de las diferencias con otras personas.

El militarismo por su parte, es una doctrina que postula la primacía del ejercito (¿FANB?) en la sociedad bajo la creencia (históricamente incierta) que son el único camino para alcanzar la paz y la seguridad socioeconómica ciudadana; que en nuestro país ha venido tomando cuerpo al extremo de haberse creado recientemente el Comando para el Abastecimiento Soberano, bajo la dirección del ministro de la Defensa (con la participación de un 63% de militares de alta graduación en su composición) con el fin, dicen, de garantizar (¿?) el suministro de alimentos, medicinas y de artículos de aseo personal y del hogar, al tiempo de “batallar” para derrotar (¿?) una supuesta guerra económica; en contraposición a lo civil alterando la función angular de las fuerzas armadas (defensa de la soberanía e integridad territorial) hasta hacerlos limitar sensible y peligrosamente con una dictadura, entendida como un régimen gubernamental donde todos los poderes del Estado se concentran en un individuo, un partido o un grupo (¡caso venezolano!) que actúa para impedir la oposición a sus “ideas” amparados en el supuesto de tener poder y autoridad absolutos en un contexto no democrático, antidemocrático y autocrático donde se controla la participación del pueblo (p.ej. no habrá referendo revocatorio  en 2016, dicen,) hasta que la crisis y el gobierno “vuelvan a la normalidad” (¿Venezuela apadrinada?).

Resulta de obviedad manifiesta, que tal accionar puede conducir a Venezuela hacia una dictadura militar (¿auto golpe encubierto?) donde el poder está completamente  controlado por los militares (sostenidos en sus armas), y es ejercido sin oposición, ordenamiento jurídico ni legislación con el apoyo e impulso de cierto sector civil (¿apostolado clientelar?) interesados en mantener sus privilegios, al punto de insinuar al oficialismo sobre la “necesidad” de combatir aquellos grupos que, a su entender,  están creando condiciones adversas  al abastecimiento de alimentos y medicinas en pro de desestabilizar al gobierno (¿?) siendo una  perogrullada  afirmar que a tan indeseable forma de gobierno se puede arribar a través de vías legales democráticas (elecciones), para luego encaminarse hacia una forma dictatorial con la fuerzas armadas “mandando detrás del trono” bajo la figura de una “dictadura constitucional” (¿caso VENEZUELA?) que va socavando la libertad del pueblo al proponerse apropiarse de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, con la intención soterrada de cambiar la Constitución para perfilarla a su favor vía el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y así poder aprobar cualquier “iniciativa” que les confiera más poder, sin que ello implique la instauración de una mejor forma de sociedad tal como ha sucedido en la historia militarista de América Latina a la cual debe sumarse la “experiencia venezolana” de los últimos 17 años.

A manera de una reflexión final, asumimos que se debe enfatizar sobre la urgencia que tiene Venezuela de avanzar hacia la redemocratización de la sociedad previa desmilitarización de la política en beneficio de detener una escalada militar. Es claro, que ese escenario se podrá alcanzar si media una aglutinada, enorme y constante protesta constitucional de calle para obligar al cne (minúsculas intencionales) a cumplir con la aspiración del pueblo de la celebración de un referendo revocatorio presidencial en 2016.

Economista Jesús Alexis González

Loading...

El hambre en Venezuela desafía la paciencia del pueblo

POR JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ -VENEZUELA - 09 FEB, 7:15 A.M.
En Venezuela, hasta hace muy poco, los ciudadanos se alimentaban adecuadamente (incluidos los menos favorecidos) a diferencia presente cuando una mayoría poblacional está dependiendo del Estado para recibir una pequeña caja de productos

Venezuela, de una crisis económica a una crisis de subsistencia

POR JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ -VENEZUELA - 30 ENE, 6:15 A.M.
La economía como término proviene del idioma griego y significa “administración de una casa o familia”, mientras que como ciencia estudia los procesos de producción, intercambio

Rumbo económico 2017: ¿con o sin ellos?

POR JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ -VENEZUELA - 23 ENE, 6:25 P.M.
De inicio, expresamos nuestro ¡reconocimiento! hacia aquellos colegas economistas ortodoxos que actúan conforme a una doctrina (conjunto de ideas cuyo rasgo es la coherencia de sus fines y medios)

La estúpida politiquería en el manejo salarial

POR JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ -VENEZUELA - 16 ENE, 6:59 A.M.
En Venezuela, dos de los aspectos vitales para el desenvolvimiento apropiado de la economía como son el mercado de trabajo y el salario (remuneración por el esfuerzo laboral) vienen siendo tratados por la cúpula roja...