19 de Abril de 2017: Cabildo en la Calle por Jesús Alexis González @JesusAlexisGo10

POR JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ - VENEZUELA - 18 APR 2017, 6:09 P.M.

En el Cabildo Abierto de aquel 19 de Abril de 1810, se generó la renuncia forzada de Vicente Emparan a la Capitanía General en un evento ahora conocido como la “Revolución de 1810”, en razón de haberse negado a presidir una Junta de Gobierno en rechazo a la ocupación Napoleónica de España, al tiempo de abandonar la Sesión del Cabildo Municipal de Caracas para “asistir” a los oficios de la Semana Santa, siendo obligado  por una inquieta multitud a regresar para terminar expresando “No quiero ningún mando”. Tal acontecer se consagró en el Acta de Emancipación de Venezuela, y en la posterior creación de la Junta Suprema de Caracas (04/ABR/1810) que motorizó la firma del Acta de la Declaración de Independencia el 5/JUL/1811.

Doscientos años después, este 19 de Abril de 2017 el pueblo asistirá a un Cabildo en la Calle para mostrar su rechazo a la dictadura y ratificar su espíritu de independencia y libertad; mediante la aprobación de un solo punto “de agenda”: restauración del orden constitucional y democrático, a la luz de un sólido compromiso gubernamental (avalado por la Comunidad Internacional, especialmente por la OEA y Mercosur) que consagre la liberación de los presos políticos, revertir cualquier medida de inhabilitación política, instauración de un canal humanitario, renuncia de los “jueces” del tsj (minúsculas intencionales) y el retorno a la AN de sus facultades constitucionales.

El tema de la importancia de la presión de calle, ha sido recurrente en varios de nuestros artículos, como p.ej (A) ¿Se logra algo con la presión de calle? (15/AGO/2016), fundamentado en: ¿Qué hace falta para iniciar una permanente presión de calle?, y perfilando una obvia respuesta: ¡elevando nuestra indignación! entendida como un sentimiento de intensa ira (enojo, rabia, cólera, disgusto, resentimiento, arre…) integrado a una situación de enfado ante un hecho indeseable que induce irritabilidad y furia hasta potenciar acciones constitucionales de calle que a tono con el comportamiento gubernamental puede emanar violencia, habida cuenta de encontrarse una mayoría poblacional en un “punto de quiebre” (como es el caso de la Venezuela del presente) donde tiene poco que perder al haber experimentado una abrumadora reducción de las expectativas de logro a futuro (en los más jóvenes) y de una dramática caída en la calidad de vida (en todos). Igualmente se referencia en el citado artículo, que la presión  en la calle ha sido históricamente una vía importante para hacer efectiva las demandas de la población, tal y como lo demuestran ciertos acontecimientos trascendentales v.gr (1) Derecho al voto femenino en EEUU, alcanzado por la presencia permanente en calle de miles de mujeres que propició la aprobación en 1919 de la Enmienda 19 de la Constitución prohibiendo la discriminación de voto por sexo; (2) Independencia de la India, siendo que el 12/MAR/1930 Mahatma Gandhi inició una caminata de 390 Km conocida como la Marcha de la Sal que desencadenó la primera ola de desobediencia civil masiva que continuaron hasta lograr la independencia; y (3) Abolición del Apartheid, teniendo como embrión una masiva concentración de estudiantes (16/JUN/1976)  en rechazo a un proyecto de ley educativa discriminatoria; la cual fue reprimida violentamente por el gobierno hasta asesinar muchos jóvenes lo cual impulsó la lucha organizada contra el Apartheid bajo el liderazgo de Nelson Mandela.

De igual modo abordamos el tema en (B) Activismo de calle y paro cívico contra la opresión (25/OCT/2016), donde resaltamos la necesidad de profundizar el activismo sociopolítico de calle materializado mediante continuas protestas planificadas con el fin ulterior de hacer visible la indignación y el descontento como estrategia para impulsar “terror en el gobierno”; armonizando dicho activismo de calle con modalidades de paro cívico nacional (interrupción planificada de las actividades) asumidas como un derecho social a protestar cuando alguna condición constitucional no se cumple. Vale mencionar al respecto, el Articulo 333 de la CRBV donde se señala expresamente que los ciudadanos estamos en el deber y el derecho a restablecer la efectiva vigencia de la Constitución al momento de ser desconocida.

Más recientemente, en (C) Simbiosis por la Democracia (11/ABR/2017) sostuvimos que el pueblo clama por andar unidos por un camino que conduzca hacia la democracia, siendo que a lo sumo mantienen algunos puntos de vista diferentes en cuanto al modo de “apresurar el paso para arribar lo más pronto posible” y así poder salir de la reinante pesadilla dictatorial; todo ello como consecuencia del enojo colectivo que se experimenta ante el atormentante retroceso en el bienestar y a la pérdida de la libertad personal y jurídica. La ansiada SIMBIOSIS entre una Sociedad Civil que decidió romper con la sumisión y unos aguerridos Diputados a la AN (cumpliendo con su rol político-partidista), es hoy una afortunada realidad que debemos resaltar y aplaudir con intensidad para que se escuche más allá de nuestras fronteras. Si ello es cierto, no lo es menos  que este resurgir de la emoción ciudadana en favor de la democracia que bien pudiere interpretarse como un lucha contra la dictadura, reflejado en un dinamismo de calle en paz pero con disposición anímica para repeler con valentía tanto la agresión gubernamental directa (GNB y PNB) como la indirecta (milicia, paramilitares, colectivos y cooperantes encubiertos); intensa emoción que impedirá aceptar un  “retorno a casa” (luego de tanto esfuerzo y sacrificio con saldo de cinco muertos, cuantiosos heridos y numerosos arrestados por “terrorismo”) con las “manos vacías” (evitando repetir errores como el de la “abortada” Toma de Venezuela del 26/OCT/2016 para exigir la realización del RRP) como consecuencia de haber aceptado “sugerencias” (algunas con innobles intenciones soterradas) en pro de “esperar una oportunidad más propicia” en aras de salir de la dictadura.

El pueblo, desde el 04/ABR/2017, decidió gritar y marchar de nuevo en favor de la libertad y ahora difícilmente callará sin haberla recuperado; en el entendido que no se está deseando el resurgir de un “mesianismo dirigencial” (que casi toda la juventud que hoy lucha en la calle no conoció en los últimos dieciocho años), y muy por el contrario se aspira con vehemencia, sin ataduras ideológicas partidistas y en la calle, ideas concretas y convincentes sobre las estrategias para aniquilar con inmediatez la dictadura; así como de programas coherentes para la recuperación del país luego de restituirse el orden democrático (que muchos jóvenes solo conocen con nostalgia por vía bibliográfica). Al propio tiempo, es muy poco probable una desmovilización embistiendo cualquier “trapo rojo” (para oxigenar su dictadura) como p.ej. el ofrecimiento gubernamental (¿?) de un “posible” calendario para solo celebrar elecciones regionales en 2017 (equivalente a una limosna), mientras que la Presidencial, las de Alcaldes y Concejales para 2018 (propuesta en nada innovadora); negándose a “embestir” convencidos como están que la causa primaria de nuestra penuria (no soportable por 20 meses más) no se localiza en las Gobernaciones y Alcaldías sino en ¡¡MIRAFLORES!!

Reflexión final: Resulta una perogrullada señalar, que en los momentos cruciales de una batalla no existe tiempo para planificar, simplemente se actúa. En estos momentos, cuando se corre el riesgo  de desbordarse la paciencia reivindicadora del pueblo, urge tomar prontamente decisiones “poco convencionales” iniciando con la renunciada forzada de los jueces (¿?) de la sala constitucional del tsj (quienes pueden decretar la destitución del Presidente), con el nombramiento de un nuevo cne, (minúsculas intencionales), con la plena restitución de las atribuciones de la AN, para finalmente exigirle al presidente su renuncia formal (sin descartar la renuncia en pleno del Poder Ejecutivo), luego de haber nombrado otro Vicepresidente Ejecutivo “de consenso oposicionista” (en caso contrario el actual asumiría la Presidencia por el resto del  período); todo ello dando por conocido que en la CRBV no se contemplan elecciones anticipadas o generales lo cual implica ejercer una Enmienda que pudiere tardar un tiempo muy superior al que el pueblo está dispuesto a soportar. Sea propicio recordar, que unas elecciones adelantadas para escoger un nuevo Presidente precisa de su falta absoluta antes de cumplir cuatro años en el ejercicio del mandato (10/ENE/017 en el caso de N. Maduro).

En el Cabildo en la Calle del venidero 19/ABR/2017 convocado bajo el lema VenezuelaContraElGolpe, propuestas transversalmente similares a las antes mencionadas son las que espera “aprobar” el SOBERANO. ¡¡AHORA O NUNCA!!

Economista Jesús Alexis González

16/ABR/2017

Loading...

Negociación ¿con represión y constituyente tramposa?

POR JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ -VENEZUELA - 12 JUN, 6:53 A.M.
En Venezuela, se ha desvirtuado el poder de la negociación al punto de resultar descalificadas las personas que se “sientan” con el “contrario”, lo cual en mucho está inducido por la percepción (cierta o no) que cuando ello ocurre es con la finalidad de alcanzar “acuerdos”

"Pretensión Comunal a fuego y sangre" por Jesús Alexis González / @JesusAlexisGo10

POR JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ -VENEZUELA - 05 JUN, 9:38 P.M.
Iniciemos recordando, que el Plan de la Patria fue asumido en el actual “proceso” como el “testamento político del “Comandante Supremo” el cual fue elevado en 2013 al rango de Ley por la Asamblea Nacional bajo la denominación de Plan Socialista de Desarrollo.

 "Atroz represión con armas de fuego" por Jesús Alexis González / @JesusAlexisGo10

POR JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ -VENEZUELA - 30 MAY, 7:54 A.M.
En la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional (LOFAN) del 26/Sep/2005, se incorporó en su composición (sin estar contempladas en el Art. 328 Constitucional) tanto la Reserva Nacional para cooperar en el mantenimiento del orden interno.

Doctrina militar ¿antiimperialista o antipueblo?" por Jesús Alexis González @JesusAlexisGo10

POR JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ -VENEZUELA - 24 MAY, 8:31 A.M.
La actual doctrina militar de Venezuela con rasgos de guerra de defensa, comenzó a desarrollarse a partir del 2005 (envalentonados con los triunfos electorales del 2004