¡Devuélvanme mi poder adquisitivo!

POR JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ - VENEZUELA - 14 JUN 2016, 8:29 A.M.

De inicio, confesamos no entender esa entelequia (cosa irreal) asumida con adornado lenguaje por el movimiento chavista, en cuanto a la necesidad de  dialogar (plática entre 2 o más entes, que alternativamente manifiestan sus ideas) el Gobierno (o desgobierno) y la oposición política-partidista (calificada por el oficialismo como de extrema derecha, golpista, violenta, desestabilizadora, entregada al imperio estadounidense, terrorista, etc, etc), que en lo específico de un diálogo económico haría referencia a un intercambio de ideas entre el Poder Ejecutivo y el sector productivo nacional con vista a una actuación concertada en materia de política económica  donde se jerarquicen tanto objetivos coyunturales de corto plazo  (estabilidad de precios a la luz de un control de la inflación),  como objetivos estructurales de mediano y largo plazo (expansión de la producción, satisfacción de las necesidades colectivas, mejor distribución de la renta y la riqueza, soberanía alimentaria, seguridad de abastecimiento, etc).

Ha de tenerse presente, que es al Poder Ejecutivo a quien le corresponde ofrecer una explicación (manifestación de la causa o motivo de algo) sobre las razones del mal funcionamiento de la economía, sin anclarse en una supuesta “guerra económica” que no han podido entonces vencer en ¡17 años! (menos mal que no es de otra índole), hasta conducir a Venezuela hacia  una crisis socioeconómica de características dramáticas cuyo fondo intentan ocultar o externalizar (culpar a otros) “impulsando” un diálogo de sordos (los interlocutores no se prestan atención) como estrategia para mantener un cómplice silencio argumentativo que les evite reconocer el daño que le han causado al Estado y  la familia.  

El  logro de un entorno económico favorable que eleve el bienestar de la población en respuesta a un crecimiento económico sustentable, requiere de una estabilidad de precios, habida cuenta que un incremento generalizado de los precios por largo tiempo genera un descenso del valor del dinero y por ende en una caída del poder adquisitivo (PA) que se refleja en una disminución en la cantidad de bienes y servicios que puede adquirirse con una cantidad fija de dinero (salario); asumiendo como en efecto es que se tiene mayor PA cuando aumenta la frondosidad de necesidades que podemos cubrir con nuestra remuneración, configurando un determinado nivel económico (nivel de vida). Tal señalamiento, puede observarse con claridad mediante una elemental referencia matemática: Tienes un salario de Bs 2000 y un producto cuesta (precio) Bs 40, así el PA es de 50 unidades (2000/40); pero si manteniéndose el mismo salario el producto experimenta una inflación del 50% el nuevo precio es Bs 60, ahora puedes comprar 33 unidades (2000/60) lo cual equivale a una pérdida del 16,67% en el PA. La inflación (alza constante de los precios) es consecuencia de una errada política económica, que para el caso venezolano es de larga data en razón de venirse aplicando una misma visión objetivo con idéntico “equipo” económico en los últimos ¡17 años!, propiciando una vertiginosa caída del PA y una elevación de la pobreza.

Resulta una verdad evidente por sí misma, que al venezolano de a pie le interesa poco o nada leer sobre economía y mucho menos estudiar las causas del desbarajuste , que en todo caso lo conoce muy bien por la “información” que le transmite directa e inequívocamente “su bolsillo” al indicarle que su ingreso (sueldo, salario, pensión o jubilación) está disminuyendo en términos de la cantidad de bienes y servicios que puede adquirir (disminución del poder adquisitivo del bolívar), y en su “sabia ignorancia” asume que todo ello es causado por la “mala economía” instrumentada por el Gobierno de turno durante 17 años; lo cual han pretendido “esconder”  mediante sistemáticos aumentos del salario mínimo propiciando en simultaneo una especie de ilusión monetaria salarial ya que dichos aumentos inducen una elevación de precios que desintegra el incremento nominal recibido, al tiempo de estimular mayor desabastecimiento a la luz de la incertidumbre que genera en el productor aumentar la oferta a precios crecientes (inflación de costos), tanto por la existencia de un universo de demanda cuyo ingreso les resulta insuficiente para enfrentar dicho aumento de precios ante la caída del poder adquisitivo, así como por la propia regulación gubernamental de dichos precios que los lleva, en muchos casos, a producir con pérdidas.

Resulta pertinente mencionar, que con el incremento salarial concedido en el año 2012 el movimiento chavista materializó el aumento número 13 de su “gestión” presidencial hasta llevarlo ese año 2012 a Bs 2.047,5 para posteriormente ubicarlo en Bs 2.456,4 para 2013, Bs 4.889,1 en 2014, Bs 7.421,7 en 2015 y Bs 15.051,2 en 2016; para un aumento acumulado del 262,5% durante el lapso 2012-2016, en clara evidencia del reconocimiento gubernamental de la inflación que varió desde 56,2%% en 2012 a 270,7% en 2015 con un estimado de más del 700% para 2016 y de un 3.560% para 2019 (FMI) “si el Presidente Nicolás Maduro cumple su periodo constitucional” (El Nacional, 09/06/16). En 2013 (primer año del actual Gobierno), los trabajadores formales experimentaron una pérdida del PA de un 5,7% (la más alta desde 2008) impulsado por una inflación (ya citada) del 56,2%, lo cual le permitió a la CEPAL afirmar que fuimos el único país de América Latina que registró un retroceso en los salarios medios reales con el agravante de poderse convertir en una ¡tendencia! como en efecto sucedió  en el lapso 2012-2016, que ilustrativamente queda evidenciado al relacionar la evolución del salario mínimo con respecto al incremento en el precio de la canasta alimentaria, de los vehículos  y de una batería para carro. Es así, que la cobertura de la canasta alimentaria (que % puedo comprar con mi salario) ha venido decreciendo desde un 50,5% en 2012, 29,4% en 2013, 28,3% en 2014, 7,9%en 2015 y 6,9% en 2016; mientras que consecuencialmente la cantidad de salarios para adquirirla ha venido ascendiendo desde 2 en 2012, 3.4 en 2013, 3.5 en 2014, 12.6 en 2015 y ¡17 en 2016! quedando evidenciado que en los últimos 5 años nuestro PA en materia de alimentos ha ¡ha disminuido un 750%!.Vale una cita comparativa: en Venezuela  con esos 17 salarios se podría adquirir una canasta alimentaria de 58 productos  al tiempo que en Costa Rica con el 10% del salario se puede adquirir una canasta de ¡253 productos! De igual modo, en estos 5 años los venezolanos hemos perdido un 1.553% de muestro PA si hacemos referencia al costo de un vehículo; y de un 3.100% si nos referimos a la compra de una batería para carro. (Dejamos a la inquietud del lector efectuar el cálculo para cualquier otro producto o servicio).

Nos permitimos concluir, con una cita que profesionalmente compartimos a profundidad: “Mucha gente quiere que el gobierno proteja a los consumidores. Un problema mucho más urgente es proteger a los consumidores del gobierno” (Milton Friedman). Ante la abismal caída de nuestro PA, que terroríficamente puede continuar cayendo con el presente gobierno, se hace necesario mantener la presión de calle para la celebración de un RR en 2016 ¡y punto! como la única alternativa para rescatar a Venezuela y nuestro poder adquisitivo.

Economista Jesús Alexis González

jagp611@gmail.com     @jesusalexisgon     www.pedagogiaeconomica.com

Loading...

El hambre en Venezuela desafía la paciencia del pueblo

POR JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ -VENEZUELA - 09 FEB, 7:15 A.M.
En Venezuela, hasta hace muy poco, los ciudadanos se alimentaban adecuadamente (incluidos los menos favorecidos) a diferencia presente cuando una mayoría poblacional está dependiendo del Estado para recibir una pequeña caja de productos

Venezuela, de una crisis económica a una crisis de subsistencia

POR JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ -VENEZUELA - 30 ENE, 6:15 A.M.
La economía como término proviene del idioma griego y significa “administración de una casa o familia”, mientras que como ciencia estudia los procesos de producción, intercambio

Rumbo económico 2017: ¿con o sin ellos?

POR JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ -VENEZUELA - 23 ENE, 6:25 P.M.
De inicio, expresamos nuestro ¡reconocimiento! hacia aquellos colegas economistas ortodoxos que actúan conforme a una doctrina (conjunto de ideas cuyo rasgo es la coherencia de sus fines y medios)

La estúpida politiquería en el manejo salarial

POR JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ -VENEZUELA - 16 ENE, 6:59 A.M.
En Venezuela, dos de los aspectos vitales para el desenvolvimiento apropiado de la economía como son el mercado de trabajo y el salario (remuneración por el esfuerzo laboral) vienen siendo tratados por la cúpula roja...