¡Cómo decirte que no te vayas!

POR ROBERT ALVARADO - VENEZUELA - 02 DIC 2016, 8:28 P.M.

 

Sueño con una Europa donde

ser emigrante no sea un

delito, que construya puentes

y derribe muros"

Papa Francisco 

Líder de la Iglesia Católica

Más de 3 millones de exiliados venezolanos, cifra en aumento vertiginoso, ponen de relieve la catástrofe económica de magnitud mayor existente en nuestro país, un desastre económico cuyo resultado más notorio es el deterioro de la calidad de vida del venezolano por el aumento desmedido de la inflación, la pérdida del valor adquisitivo y la volatilidad cambiaria, eso tan sólo en el ámbito económico, sin entrar en consideraciones sobre la inseguridad, violencia y la novísima licencia para matar otorgada a organismos de seguridad que dejan a su paso una estela de muerte y dolor, equiparando al narcoestado a una jauría sedienta de sangre imposible de saciar por la degradación de sus bajos instintos.

La MUD se valió de este escenario poco alentador para estafarnos, tanto o más que el régimen, usando un ardid extendido hasta la época decembrina, de allí que no muestre intenciones reales de detener el engaño que ha significado un diálogo que no ha tenido, ni tendrá, resultados en orden a mejorar la calidad de vida del venezolano. No se trata del incumplimiento de acuerdos del diálogo por parte del régimen, como se ha pretendido hacer ver, se trata de la materialización del acuerdo MUD-GOBIERNO, de allí el guabineo en la alianza opositora, traducido en inacción, todo con el objetivo de no retomar la agenda de calle y el juicio político a Maduro, instrumentos de cambio impulsados por el pueblo en la calle, por la resistencia y desobediencia civil que además viene a tropezar con la época decembrina, concebido como un recurso estratégico para terminar de enfriar la calle, porque a decir verdad, los iluminati de la MUD poco esfuerzo hacen para disimular sus intenciones soterradas.

Si el diálogo estaba llamado a crear condiciones para un cambio político y así desacelerar el éxodo que hoy toca con mayor intensidad las puertas de nuestros hogares, fracasó como tal, por una sencilla razón, el acuerdo MUD-GOBIERNO dio al traste con las perspectivas que mantenían viva la llama de la fe en un cambio político. Por eso, duele en el alma ver y sentir la emoción de nuestros hermanos que añoran su tierra y su gente, enfrentando actualmente circunstancias adversas como resultado del éxodo masivo que nos tomó por sorpresa a causa del caradurismo político, destrozando sueños e ilusiones abrigados al calor de una tierra donde se instituyó como políticas de Estado el hambre, la miseria y la sumisión, refrendadas por la alianza opositora.

Los emigrantes criollos son en su mayoría profesionales calificados, también los hay revoltosos y delincuentes que han generado situaciones incómodas en Panamá y Santiago de Chile, para mayor calamidad de paisanos que en condición de inmigrantes se encuentran en otras latitudes. El New York Times al decir que "los venezolanos arriesgan la vida para escapar del colapso económico", deja entrever el chantaje e hipocresía política como factores que potencian ese fenómeno, gracias al cual tenemos balseros como los de la Revolución Cubana e invasores de poblaciones brasileñas, que actualmente están en caos por la llegada de los nuevos visitantes, llevando a las autoridades del coloso del sur a tratar ese caso como crisis humanitaria. ¿Qué decir de las protestas de panameños en contra de venezolanos?

Las facilidades que muchos países brindaban a los venezolanos, se ven amenazadas a consecuencia del acuerdo de la MUD con el narcoestado, sus efectos nocivos trascienden nuestras fronteras e implica más desgracia para un pueblo que estupefacto vio como se esfumó la aplicación de la Carta Democrática, hecho confirmado por una insípida declaración pro diálogo de la OEA que oxigenó al narcoestado sin importarle asfixiar a todo un pueblo, quedando Almagro tan sólo para pedir respeto a la integridad democrática de Venezuela. Mayor desfachatez, imposible, luciendo ansioso por tomar parte en la pugna que escenifican la MUD y el régimen por ponerse primero la soga al cuello menospreciando el descontento popular, que quieren extinguir quienes montaron el show del "diálogo con soluciones" que empeoró nuestra calidad de vida.

"Mostraremos solidaridad con venezolanos oprimidos por el socialismo", dijo el recién electo Presidente de USA, palabras que tal vez no tengan mucho eco en las prostitutas y balseros deportados de Curazao, pero entrañan una realidad que sirve de escenario a la guerra que libramos los venezolanos para sobrevivir, incluido el exilio forzado, y que implica, precisamente en época decembrina, los cambios que a lo largo de la historia, sobre todo de dictadores como el nuestro, acontecen con el advenimiento de un nuevo año, que pudiera dar al traste con el estado forajido y la revolución fracasada heredada por Maduro, así como también con las tretas alteras salidas de la alianza opositora.

Loading...

"El @realDonaldTrump se las trae…" por Robert Alvarado @robertveraz

POR ROBERT ALVARADO -VENEZUELA - 12 AGO, 10:23 A.M.
“Escribo como pienso y como siento. Llevo a Venezuela en la sangre y en los huesos, me duelen sus dolores colectivos, y cuando se trata de hablar de ellos sería un farsante si jugara a la comedia de la imparcialidad”. Rómulo Betancourt

"Veraz… El #30J ¡hay que estar claros compadre! por Robert Alvarado / @robertveraz

POR ROBERT ALVARADO -VENEZUELA - 31 JUL, 7:39 A.M.
“..A comprar alpargata que lo que viene es joropo…” Luis Herrera Campins Ex presidente de Venezuela

"Veraz… El Duro Matar…" por Robert Alvarado / @robertveraz

POR ROBERT ALVARADO -VENEZUELA - 21 JUL, 8:31 P.M.
"... Cuando un país se decide a cambiar, no hay fuerza que pueda detenerlo..." Henry Ramos Allup

"Harrington, con “H” de Hampa" por Robert Alvarado / @robertverz

POR ROBERT ALVARADO -VENEZUELA - 15 JUL, 8:17 A.M.
“Hemos eliminado elementos que pretendían darle a nuestro movimiento, que debe tener un carácter y un sentido ascético, poético y castrense, un matiz turbio de delincuencia y hampa” José Antonio Primo de Rivera