El continuismo es chavista por Claudio Fermín @claudioefermin

POR SIENTE AMÉRICA - POLÍTICA - 09 JUN 2016, 4:43 P.M.

Quienes ejercieron como Presidentes de Venezuela a partir de 1959 en los cuarenta años de gobiernos civiles lo hicieron por cinco años. Ni un día más ni un día menos. Eso duraba un Presidente en Miraflores, cinco años.

Sólo un período, el iniciado en 1989, estuvo a cargo de dos personas, Carlos Andrés Pérez, el electo, a quien la Corte Suprema de Justicia de la época le siguió un juicio, y Ramón J. Velásquez, quien completó el período, pero fueron cinco años entre ambos. No más.

Lejos de lo que matrices de opinión interesadas convirtieron en lugar común, no hubo continuismo. La propaganda política, esa misma que Goebbels usaba para repetir una mentira mil veces y convertirla en verdad, le ha hecho creer a mucha gente lo contrario al acuñar con éxito aquella consigna según la cual tuvimos cuarenta años de continuismo.

El primero de esos quinquenios estuvo a cargo de Rómulo Betancourt, quien conformó gobierno con su partido Acción Democrática, con el partido COPEI, encabezado por Rafael Caldera, con Unión Republicana Democrática, el partido de Jóvito Villalba, y con independientes.

Ese mismo esquema se siguió para designar a los Gobernadores de Estados y a los Presidentes de Concejos Municipales. Los Gobernadores y los Alcaldes no se elegirían por voto popular directo sino hasta 1989 en virtud de un decreto del Presidente Carlos Andrés Pérez.

A casi dos años de gobierno, en noviembre de 1960, el partido Unión Republicana Democrática abandonó el gobierno por estar en desacuerdo con sanciones a Cuba en la Organización de Estados Americanos y queda así roto el Pacto de Punto Fijo suscrito en octubre de 1958 después de la caída de Marcos Pérez Jiménez. Tan sólo duró dos años ese pacto llamado de Punto Fijo.

El segundo quinquenio de esos cuarenta años civiles estuvo presidido por Raúl Leoni, quien conformó el gobierno llamado de Ancha o Amplia Base con su partido Acción Democrática y con  Unión Republicana Democrática, de oposición al gobierno de Betancourt como ya se señaló y el Frente Nacional Democrático de Arturo Uslar Pietri, líder opositor a Acción Democrática quien había fundado esa organización política para competir contra el partido de Betancourt y Leoni en las elecciones de 1963.

Esta conformación plural de gobierno ratificaba el esquema de cohabitación impulsado por los presidentes Betancourt y Leoni para fortalecer la Democracia ante las arremetidas del militarismo depuesto en 1958 y de la guerrilla financiada desde Cuba y promotora de la violencia y la lucha armada como método de ascenso al poder.

Es de resaltar que aun habiendo ganado Acción Democrática las elecciones de 1963, el gobierno de Leoni se estructura en alianza con partidos y líderes políticos que venían de hacer oposición a Betancourt por lo que resulta un desatino histórico hablar de continuismo en esta primera década posterior a 1959.

En las elecciones de 1968 triunfan Rafael Caldera y el partido COPEI, siendo la primera vez que un presidente democráticamente electo recibe el poder de un presidente del partido derrotado en las elecciones. Todo ello de manera pacífica.

Caldera inaugura los gobiernos democráticos monopartidistas. Gobierna sólo con su partido, sin alianzas.

En 1973 gana de nuevo la oposición, resultando presidente Carlos Andrés Pérez, secretario general de Acción Democrática.

Cinco años después ganaría las elecciones Luis Herrera Campins, de oposición. De nuevo pierde el gobierno. Y el COPEI que gobernaría ahora no es el de Caldera el fundador, es el COPEI emergente de la generación crítica de Herrera Campíns. Así que asumía el gobierno la oposición y otro COPEI.

En 1983 Jaime Lusinchi gana las elecciones e inicia el sexto período o quinquenio de los gobiernos civiles y democráticos. Otra vez es la oposición la que gana las elecciones, con lo que se pone de nuevo de manifiesto la falacia del argumento de los cuarenta años de continuismo.

En 1988 la Historia nos pone ante una situación inédita. Gana las elecciones un dirigente del mismo partido del presidente saliente. Carlos Andrés Pérez, el triunfador, dirigente de Acción Democrática, es quien sucede al también adeco Jaime Lusinchi, lo que para nada significa que continúa su gestión. Por lo contrario, el partido de gobierno vive una crisis subterránea entre dos movimientos internos, el “lusinchismo” y el “carlosandresismo”, que a la larga generaría desconfianza, fisuras, pérdida de espíritu de cuerpo y un quebrantamiento general de la unidad que debilitaría al partido y lo enclaustraría en una larga crisis que le hace perder el poder y lo que es peor, lo disminuye.

En la práctica, en 1989 asume el gobierno el  “carlosandresismo”, una tendencia política crítica y de oposición en muchos sentidos al “lusinchismo”. Nada de continuismo hubo entonces. Por lo contrario.

En 1993 gana las elecciones el dirigente de oposición de más prestigio, Rafael Caldera, pero ya no lo haría con COPEI. Ahora es el máximo líder de Convergencia, movimiento socialcristiano disidente, y del Movimiento al Socialismo, partido que desde 1971, cuando se fundó, fue un activo opositor a todos los gobiernos. Ganaba, pues, de nuevo la oposición y con abanderados y conductores que representaban orientaciones políticas y económicas distintas de las del gobierno que sucedían.

Ya al final de los cuarenta años civiles y democráticos, gana las elecciones un militar golpista, Hugo Chávez, quien lograba el triunfo liderando la oposición más radical que se presentó en esa contienda.

Esta nota esquemática sirve, como muchas otras líneas de razonamiento que en otro espacio consideraremos, para dejar en evidencia una de las falacias propagandísticas más gruesas de la historia contemporánea de Venezuela, aquella según la cual los gobiernos civiles y democráticos que se iniciaron en 1959 estuvieron caracterizados por el continuismo.

Continuismo hubo en el militarismo que consumió a Venezuela el siglo XIX y la primera mitad del XX. Las figuras de los Monagas, de Guzmán Blanco, de Cipriano Castro, de Juan Vicente Gómez y de Marcos Pérez Jiménez son emblemáticas de esa etapa del personalismo venezolano.

Y continuismo ha habido en los últimos lustros y hay ahora, cuando en la Constitución de 1999 Hugo Chávez extendió el período presidencial de cinco a seis años, impuso la reelección inmediata y luego reformó el texto constitucional para gravar al país con la reelección indefinida. Gobernó por catorce años, hasta el día de su muerte.

Desde hace dieciocho años gobierna el chavismo. Continuismo que ha traído vicios, corruptelas y graves desviaciones como nepotismo, dinastías familiares, camarillas militares, ocultamiento de cuentas, cifras y estadísticas públicas, impunidad y concentración del poder a todos los niveles con graves perjuicios para el país.

Ese continuismo con su dogmática postura política contraria a la autocrítica y a la corrección de graves y evidentes errores ha traído ruina a Venezuela. Ese poder por el poder es un esquema entrampado porque creen que revisarse sería admitir el fracaso de su conducción y entregar el poder sería desmantelar la impunidad que protege a muy calificados voceros de su movimiento. Por eso ese forcejeo contra la historia, ese empeño de perpetuarse. Por eso ese compromiso con el continuismo.

Por Claudio Fermín

Sociólogo, profesor universitario y dirigente político.

@claudioefermin

Loading...

El Diálogo: la última jugada desesperada de Maduro y su oposición

POR SIENTE AMÉRICA -OPINIÓN - 15 SEP, 4:46 P.M.
La MUD al fin se confesó. No se podía continuar conversando con el gobierno a espaldas de la gente.

Caiga quien caiga: Maduro en cadena inicio su transición hacia General Padrino López

POR SIENTE AMÉRICA -VENEZUELA - 14 JUL, 11:38 P.M.
Lo que muchos hemos comentado y esperábamos empieza a suceder. No de manera normal o tradicional, sino como es usual en este gobierno de manera “muy rara” o usando un término jurídico “sui generis”.  Maduro admite que no puede ni sabe cómo enfrentar a una nación y acude a quienes ...

Revolución devastadora. Hambre y muerte por El "Gato" Briceño

POR SIENTE AMÉRICA -VENEZUELA - 10 JUL, 9:47 A.M.
Contacto con El "Gato" Briceño Desde el Exilio Revolución devastadora. Hambre y muerte Después de miles de expropiaciones y confiscaciones de empresas, fincas, unidades de producción, bajo la falsa premisa de abaratar costos, entregárselas al pueblo para que las administren y aprovechen los beneficios, llevando al gobierno de turno,  a imponer ...

Caiga quien caiga: Maduro sabe que habrá referendo y habrá elecciones regionales

POR SIENTE AMÉRICA -VENEZUELA - 08 JUL, 8:47 A.M.
CAIGA QUIEN CAIGA MADURO SABE QUE HABRA REFERENDO Y HABRA ELECCIONES REGIONALES   ¿ENGAÑO MADURO A LOS GOBERNADORES? El teléfono sonó casi a la media noche en una Residencia Oficial. Nadie esperaba esa llamada. El Gobernador no identificado terminó asumiendo la postura que una vez le atribuyo a un rival: ...