Fuertes rumores de un inminente arresto de Lula

Octubre 15, 2016

Versiones periodísticas brasileñas, pero también de las redes sociales, sugieren que mañana lunes podrá ser detenido el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, para ser inmediatamente trasladado a Curitiba donde reina el juez del Lava Jato Sergio Moro. Los rumores parecen confirmarse por el acoso judicial sobre el ex mandatario. Un magistrado de Brasilia acogió, hace apenas tres días, una denuncia de fiscales sobre los presuntos vínculos de Lula con coimas de la constructora Odebrecht que habrían sido canalizadas a través de un sobrino de su primera mujer, que murió en junio de 1971; hace 45 años.

Lo cierto es que ese caso se convirtió en la “tercera” denuncia contra el líder del Partido de los Trabajadores. Y dio lugar a una declaración furiosa de sus abogados, quienes informaron que estaba en curso una “grave persecución política” no sólo contra el ex gobernante sino también contra el propio PT.

Según el periodista y laureado escritor brasileño Fernando Morais “la prisión –de concretarse—habrá sido precedida por sucesivas denuncias contra el ex presidente que cumplen la función de ir preparando el espíritu de la población”. En los medios políticos oficiales se considera que este sería el mejor momento para detener a Lula, dado que la población brasileña mantiene aún un cierto grado de indignación contra el PT.

La razón para trasladarlo a Curitiba, remarcar esas versiones periodísticas, es que en la capital del estado provincial de Paraná habría escasa capacidad de reacción y, por lo tanto, de manifestaciones. También es cierto que inhibe en la práctica al PT de encaramar nuevamente a la presidencia del partido a su líder fundador.

La organización pasa por una crisis singular, que se expresó en las recientes elecciones municipales con la pérdida de 30% de las intendencias que conquistaron en las elecciones municipales de 2012. La peor derrota ocurrió en San Pablo, donde el alcalde electo Joao Doria ganó en la primera vuelta con 53% de los votos.

Lula nunca descartó presentarse como candidato para el 2018. Y es precisamente esa postulación la que más temen el oficialismo, hoy encabezado por Michel Temer. Si se concreta esa prisión solo tendrá un antecedente dramático: el suicido de Getulio Vargas en 1954, cuando los opositores a su “gobierno populista” juraron ponerlo tras las rejas.

Loading...

Lo Más Visto

Loading...