“Nos volvemos esclavos del socialismo sin darnos cuenta”

Noviembre 09, 2016

Ya se volvió rutina que los habitantes de Santa Rosalía, comunidad ubicada al oeste de la ciudad, cierren la avenida Florencio Jiménez como una medida para que los camiones que transportan gas se dirijan a la zona.

Hace 15 días fue la última vez que el servicio de gas llegó al sector. Según los residentes,  el lunes a las 12:00 am esperaban al camión en el centro de  la comunidad, pero el mismo nunca llegó y ante eso cerraron la autopista desde las 8:00 am hasta las 4:30 pm.

“Muchas personas dentro de la comunidad somos madres de familia solteras y como no tenemos con quien dejar a los niños, vamos con ellos a realizar las colas para buscar el gas. Este martes también nos cansamos de esperar y por eso cerramos la vía por segundo día consecutivo”, expresó Johanna Sequera, una embarazada que se encontraba sentada sobre una bombona de gas en medio de la protesta, con un bebé en sus brazos.

Los residentes detallaron que toman las calles obligados por  la necesidad de darle una respuesta a los más pequeños, quienes son los más afectados por toda esta situación. “Mi hija es asmática, no puedo cocinar con leña y no podemos simplemente darle de comer pan todos los días. Qué clase de problemas tendrán en un futuro unos niños que su dieta es a base de carbohidratos”, indicó María Mogollón.

No obstante, los infantes de la comunidad Santa Rosalía no solamente se ven afectados por la falta de gas dentro de sus comunidades, las escuelas se suman a ese grupo de  perjudicados.

“Ya de por sí no hay dinero para comprar alimentos balanceados y los pocos que conseguimos no tenemos a veces con qué cocinarlos. Muchas madres envían a sus niños a las escuelas con el auxilio de que allí encontrarán algo con que alimentarse”, relató Lucina Marín, quien detalló que en liceo Los Olivos (ubicado en la zona) el comedor si acaso funciona dos veces por semana, porque ante la falta de gas el personal docente no tiene alimentos para distribuir.

A las 11:30 de la mañana de este martes llegó un camión con gas a la comunidad y los habitantes corrían con sus bombonas desesperados por quedar de primeros en la fila y comprar.  Gustavo Sánchez, un adulto de la tercera edad, comentaba con tristeza que eso se volvió su día a día: realizar una cola para comprar alimentos, trancar las avenidas a manera de obtener el  gas para cocinarlos y luego regresar a su hogar cansado y sintiéndose realizado por hacer cosas que hace años eran cotidianas. “Nos estamos volviendo esclavos del socialismo sin darnos cuenta”, sollozó.

Por otro lado, una protesta se produjo en la autopista a la altura de la comunidad Valle Verde, a las 12:30 pm, por parte de  ciudadanos que alegan tener más de cuatro meses sin recibir el servicio de gas.

Loading...

Lo Más Visto

Loading...