Voluntad Popular hace un llamado a reactivar el juicio parlamentario contra Maduro y retomar las protestas

Noviembre 13, 2016
VOLUNTAD POPULAR MUD NICOLÁS MADURO LEOPOLDO LÓPEZ VENEZUELA DIÁLOGO

El partido opositor Voluntad Popular, liderado por el preso político Leopoldo López, rechazó este domingo los términos de los acuerdos entre gobierno y oposición en el diálogo y pidió reactivar un “juicio político” parlamentario contra el presidente Nicolás Maduro y las protestas de calle.

En un comunicado, Voluntad Popular llamó a “conformar un gran movimiento cívico (…) para lograr que la Asamblea Nacional retome el juicio político y declare el abandono del cargo de Nicolás Maduro”.

La organización política, uno de los partidos opositores que se marginó del diálogo por considerar que no existen condiciones, también instó a “desbordar las calles de gente ejerciendo su derecho constitucional a la protesta hasta que se consiga mediante la presión popular cívica el cambio deseado”.

La difusión del texto coincidió con una movilización de decenas de dirigentes y partidarios de Voluntad Popular hacia la prisión militar de Ramo Verde, donde López cumple condena de casi 14 años de cárcel por cargos de incitación a la violencia durante protestas que convocó en 2014, que dejaron 43 muertos.

El lunes, López cumplirá 1.000 días de presidio, tras haberse entregado a las autoridades en febrero de 2014.

Voluntad Popular agradeció “los esfuerzos de buena fe” de la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en el diálogo, pero reclama que los acuerdos no hagan mención del referendo revocatorio contra Maduro, suspendido el 20 de octubre.

“¿Dónde quedó el derecho a elegir?”, indica el comunicado.

A principios de mes, la MUD suspendió el juicio iniciado en el Parlamento contra Maduro por su responsabilidad en la crisis y una marcha hacia el palacio presidencial de Miraflores, esperando gestos recíprocos del gobierno en el diálogo.

A continuación el Comunicado completo:

 

Voluntad Popular: ¿Dónde quedó el derecho a elegir de los venezolanos que originó el diálogo? ¡Debemos retomar la presión popular de calle para rescatarlo!

Hoy el pueblo de Venezuela, la gran mayoría que quiere cambio, amanece con dudas, frustración, e incluso, hasta molestia colectiva ante un proceso de diálogo que de momento no resuelve la principal aspiración del pueblo venezolano: ELEGIR UN NUEVO GOBIERNO y así poder iniciar la construcción de una Mejor Venezuela para todos por igual. El diálogo entre el régimen y un sector de la oposición inició como consecuencia del robo del referendo revocatorio, pero hoy nos preguntamos ¿Dónde quedó el derecho a elegir de los venezolanos que originó el diálogo? ¿Dónde está la solución a este problema?

El pueblo sabe que la crisis económica no es culpa de ningún boicot o sabotaje, ni la inseguridad de paramilitares armados; la inmensa mayoría de los venezolanos sabe que Nicolás Maduro, y su régimen, es el único responsable por su incapacidad, por convalidar la corrupción, por negarse a rectificar el modelo fracasado. No es la Unidad ni los venezolanos quienes debemos asumir esa responsabilidad, como se informó ayer como uno de los resultados. Esto solo servirá para encubrir la corrupción e ineficiencia del gobierno.

En Voluntad Popular hemos sido enfáticos: Sí, exigimos que se libere a todos los presos políticos y consideramos importante que se trabaje en la libertad de ellos y que se les reconozca como tal, no son simples “personas detenidas”. Sí, exigimos la apertura de un Canal Humanitario y consideramos importante que se haya avanzado sobre ello, pero que no se pretenda escurrir la responsabilidad de la escasez de alimentos y medicinas a quienes bajo ningún concepto tienen competencia en ello. La responsabilidad es del régimen. Sí, exigimos respeto a la Asamblea Nacional, pero consideramos que realizar nuevas elecciones en Amazonas va en detrimento de ello y de la voluntad popular expresada el 6 de diciembre. Sí, exigimos un CNE imparcial y consideramos positivo que se haya anunciado la intención de avanzar sobre ello.

Respetamos y valoramos los esfuerzos de buena fe que hicieron los compañeros de los demás partidos de la Unidad junto al Vaticano en la Mesa de Diálogo, pero la inocultable verdad nos obliga a realizarnos varias preguntas: ¿Podemos confiar en un régimen que realmente vaya a cumplir esto? ¿Podemos confiar en que la liberación de los presos políticos se hará por completo y que además no serán sustituidos por nuevos presos en un futuro muy próximo? ¿Podemos confiar en que las medicinas y alimentos que entren a nuestro país no sean de nuevo robadas y saqueadas por una cúpula corrupta y criminal que trafica con los pesares de nuestro pueblo? ¿Podemos confiar en que realmente respetarán las decisiones de la Asamblea Nacional o que se elegirá un CNE imparcial mientras siga existiendo una Sala Constitucional del TSJ secuestrada que siga pisoteando nuestra Constitución? Y especialmente, ¿cómo y cuándo obtendremos una solución al problema de fondo? ¿Cuándo recuperaremos NUESTRO DERECHO A ELEGIR UN NUEVO GOBIERNO? Las experiencias de diálogo de 2004 y 2014 nos indican lo contrario.

Nuestro país corre un grave peligro si la dirigencia en su conjunto no asumimos correctivos que nos alejen de un diálogo inoficioso que solo da oxígeno al régimen, y nos lleve a un proceso que garantice una salida electoral a esta grave crisis que sufre nuestro pueblo. ¡Estamos a tiempo!

Para lograrlo, debemos hacerlo con mayor Unidad, pero también con mayor contundencia: solo la calle y la defensa de la Constitución desde la Asamblea Nacional generarán las condiciones para lograr un cambio real a corto plazo. Con una nueva reunión el 6 de diciembre, por cierto, aniversario de la victoria popular de la Asamblea Nacional, no lo vemos posible porque el agotamiento y las penurias de nuestro pueblo marchan más rápido que los tiempos políticos.

Sin duda, llego el momento de retomar lo que en Unidad y desde la Asamblea nacional se planteó como compromiso ante el pueblo de Venezuela: si el régimen persiste en violentar nuestro derecho constitucional a cambiar el gobierno, si el régimen persiste en impedir a la gran mayoría del pueblo expresarse con los votos, pues entonces el pueblo deberá ejercer y demostrar su mayoría en los dos espacios de lucha que hemos conquistado: la Asamblea Nacional y las calles de Venezuela.

Desde voluntad popular hacemos un llamado al pueblo de Venezuela, a todos los sectores de la sociedad y a nuestros hermanos de la Unidad a:

conformar un Gran Movimiento Cívico de Defensa de la Constitución para lograr que la Asamblea Nacional retome el juicio político y declare el abandono del cargo de Nicolás Maduro para elegir a un nuevo presidente, y, desbordar las calles de gente ejerciendo su derecho constitucional a la protesta hasta que se consiga mediante la presión popular cívica el cambio deseado.

Como lo dijo Leopoldo López, solo la presión popular de calle organizada, pacífica, constitucional y democrática generará las condiciones necesarias para conquistar electoralmente la salida del régimen, el cambio que Venezuela clama.

Fuerza y Fe Venezuela, ¡estamos contigo!

En Caracas, a los trece (13) días del mes de noviembre de 2016.

Voluntad Popular

 

Loading...

Lo Más Visto

Loading...