Trasladar la embajada de EEUU a Jerusalén "destruiría" el proceso de paz

Diciembre 17, 2016

La cuestión del estatuto de Jerusalén es una de las más delicadas en el marco de una posible solución en el conflicto entre israelíes y palestinos

Trump ha designado al abogado David Friedman, simpatizante de la derecha política israelí, para que represente a EEUU ante Israel Donald Trump confirma que Rex Tillerson será secretario de Estado

Un alto responsable palestino advirtió este viernes al presidente electo estadounidense Donald Trump de que autorizar el traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén destruiría el proceso de paz.

Tomar esa decisión ahora "destruiría el proceso de paz" puesto que el estatuto final de la histórica ciudad debe formar parte de las negociaciones, advirtió el secretario general de la Organización de Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat.

La reacción se ha producido después de que el propio Trump haya declarado estar "firmemente convencido" de la necesidad de trasladar la embajada estadounidense en Israel desde Tel Aviv a Jerusalén, afirmó hoy un portavoz del Equipo de Transición Presidencial.

Trump designó el jueves al abogado David Friedman, simpatizante de la derecha política israelí, para que represente a Estados Unidos ante el Israel, aunque la elección tiene que ser confirmada por el Senado. Friedman se posiciona contra la suspensión de la colonización israelí en Jerusalén Este y en Cisjordania. También dice que, según Trump, la decisión de crear un Estado palestino tiene que estar en manos de Israel.

Al dar cuenta de ese nombramiento, el comunicado oficial recogió palabras de Friedman en las que confía en que pueda trabajar desde la embajada de Estados Unidos "en la eterna capital de Israel, Jerusalén".

En una conferencia telefónica con periodistas, uno de los portavoces del equipo presidencial, Jason Miller, recordó hoy que el posible traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén es una de las propuestas que defiende Trump. "Fue uno de los compromisos que el presidente electo hizo en numerosas ocasiones durante la campaña electoral, y se mantiene firmemente convencido" de ello, agregó el portavoz. La fuente, sin embargo, evitó pronunciarse sobre cuándo se podría hacer ese traslado, ya que Trump llegará a la Casa Blanca el próximo 20 de enero.

La actual administración estadounidense no reconoce a Jerusalén como la capital de Israel por las disputas que existen entre palestinos e israelíes acerca de esa ciudad. De hecho, al igual que muchos países, Estados Unidos mantiene su embajada en Tel Aviv. La cuestión del estatuto de Jerusalén es una de las más delicadas en el marco de una posible solución en el conflicto entre israelíes y palestinos.

El Congreso se ha manifestado a favor de que la capital israelí sea Jerusalén, pero en junio de 2015 la Corte Suprema de Justicia respaldó la posición de la Administración de Barack Obama.

En una reunión que tuvieron Trump y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el pasado 25 de septiembre, el entonces candidato presidencial republicano prometió reconocer a Jerusalén como la "capital indivisible" de Israel.

"Estados Unidos, bajo la Administración Trump, aceptará finalmente el mandato del Congreso desde hace mucho tiempo para reconocer a Jerusalén como la capital indivisible del Estado de Israel", informó un comunicado oficial dado a conocer tras esa reunión entre Trump y Netanyahu.

Friedman está considerado como una persona próxima a la derecha israelí y en el pasado ha puesto en duda la conveniencia de la solución de dos Estados, el israelí y el palestino.

Según el diario israelí Haaretz, ese abogado judío ortodoxo que ha venido asesorando a Trump durante la campaña electoral, ha dejado claras sus simpatías con la derecha de ese país en columnas de opinión que ha publicado en Israel.

Loading...

Lo Más Visto

Loading...