La estimulación temprana de los bebés contribuye a mejoras en el desarrollo del cerebro

Enero 03, 2017

Según la neurocientífica Audrey van der Meer, profesora de Neuropsicología de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU), la  investigación moderna del cerebro  muestra que la estimulación temprana contribuye a mejoras en el desarrollo del cerebro incluso en los más pequeños.

 Van der Meer ha utilizado tecnología avanzada de electroencefalografía (EEG) durante muchos años para estudiar la actividad cerebral de cientos de bebés. Sus resultados muestran que las neuronas en el cerebro de los niños pequeños aumentan rápidamente en número y especialización a medida que el bebé aprende nuevas habilidades y se vuelve más móvil. Las neuronas en niños muy pequeños forman hasta mil nuevas conexiones por segundo.

La investigación de Van der Meer también concluye que el desarrollo del cerebro, percepción sensorial y habilidades motoras ocurren en sincronía. Ella cree que incluso los bebés más pequeños deben ser desafiados y estimulados desde el nacimiento.

A su juicio, los recién nacidos necesitan para involucrar a todo su cuerpo y los sentidos para explorar su mundo y diferentes materiales, tanto en interiores como exteriores y en todo tipo de clima.

"Muchas personas creen que los niños de hasta los 3 años sólo necesitan mimos y cambios de pañales, pero los estudios muestran que ratas criadas en jaulas tienen menos ramificaciones dendríticas en el cerebro que las criadas en un ambiente con lugares de escalada, escondites y túneles. La investigación también muestra que los niños nacidos en culturas donde la estimulación temprana se considera importante, se desarrollan antes que los niños occidentales", dice Van der Meer.

Muchas personas creen que hasta los 3 años sólo necesitan mimos y cambios de pañales

Esta investigadora añade que los cerebros de los niños pequeños son muy maleables, por lo tanto pueden adaptarse a lo que está sucediendo a su alrededor. Si no se utilizan las nuevas sinapsis que se forman en el cerebro, desaparecen a medida que el niño crece y el cerebro pierde parte de su plasticidad.

Según explica esta especialista, la intervención temprana consiste en ayudar a los niños lo antes posible a asegurar que el mayor número posible de niños tengan éxito en su educación y en la edad adulta.

"Esto se aplica tanto a niños sanos como a aquellos con desafíos diferentes. Cuando se trata de niños con problemas motores o de niños con problemas de visión y audición, tenemos que trabajar realmente para acercarles el mundo", plantea la profesora Van der Meer. "Creo que todos los niños merecen maestros que entiendan cómo funcionan los cerebros de los niños pequeños", resalta.

Los bebés realmente logran distinguir entre los sonidos de cualquier idioma en el mundo cuando tienen cuatro meses de edad, pero para cuando tienen ocho meses de edad han perdido esta habilidad, según Van der Meer. En la década de 1970, se creía que los niños sólo podían aprender un idioma correctamente. Se aconsejó a los padres extranjeros que no hablaran su idioma materno a sus hijos, ya que podría impedir el desarrollo del lenguaje del niño. Sin embargo, hoy se piensa de manera completamente diferente: hay ejemplos de niños que hablan tres, cuatro o cinco idiomas con fluidez sin sufrir confusión lingüística ni retrasos.

La investigación del cerebro sugiere que en estos casos el área del lenguaje nativo en el cerebro se activa cuando los niños hablan los idiomas. Si estudiamos un idioma extranjero después de los 7 años de edad, se usan otras áreas del cerebro cuando hablamos el idioma, explica Van der Meer.

A su juicio, es importante que los niños aprendan idiomas al interactuar con personas reales. "Las investigaciones demuestran que los niños no aprenden el idioma viendo a alguien hablar en una pantalla, tiene que ser gente real que los exponga al idioma", afirma van der Meer.

Loading...

Lo Más Visto

Loading...
Redes Sociales tormento de las dictaduras
José Gregorio Briceño Torrealba