El Nuevo Herald: Citgo podría pasar a manos de petrolera rusa tras desesperado acuerdo de Maduro

Enero 04, 2017

Rosneft, la petrolera rusa sancionada por Washington y la Unión Europea, podría convertirse en el mayor accionista de Citgo, luego de que su dueña –la estatal venezolana PDVSA– recibiera en secreto un préstamo de la firma de Moscú, colocando en garantía el 49 por ciento de las acciones de la refinería estadounidense.

Ese escenario, que requeriría primero de un default por parte de Venezuela, podría incluso llevar a Rosneft a consolidar una participación mayoritaria en la compañía, tras la decisión previa de PDVSA de colocar el otro 51 por ciento de la empresa con sede en Houston como garantía de una emisión de bonos lanzada en septiembre.

“Rosneft solamente tiene que comprar algunos bonos del 2020 con garantía de Citgo y esperar, ya sea una operación de intercambio o que PDVSA no pueda cumplir con sus obligaciones”, comentó desde Caracas el economista Orlando Ochoa.

De producirse un incumplimiento de pagos por parte de Venezuela, escenario que luce probable ante los graves problemas económicos por los que atraviesa el país, la totalidad de las acciones de Citgo serían repartidas entre los tenedores de bonos y la petrolera rusa.

Pero la empresa ya estaba altamente endeudada, tras acumular obligaciones estimadas en $5,000 millones, principalmente bajo órdenes de Caracas en medio de los esfuerzos del país por conseguir dinero para paliar sus problemas económicos.

“El capital accionario de Citgo está ahora totalmente comprometido y la empresa está hipotecada hasta lo máximo”, dijo Russell M Dallen, Gerente Socio de la firma Caracas Capital.

El régimen de Nicolás Maduro, que enfrenta un creciente descontento ante la aguda escasez de alimentos y medicinas en el país, no ha dado a conocer el monto del préstamo que obtuvo Rosneft, empresa que pertenece en un 50 por ciento al Estado ruso.

Pero Dallen estima que podría haber sumado alrededor de los $1,500 millones.

El régimen de Caracas acudió a los rusos ante la negativa del gobierno chino de aportar nuevo financiamiento.

Fuentes familiarizadas con la situación dijeron a el Nuevo Herald que una crucial reunión de alto nivel que debía de ser realizada semanas atrás entre China y Venezuela fue suspendida intempestivamente, en lo que es visto como una ruda señal de que Pekín ya no está dispuesta a seguir brindando oxígeno a Maduro.

“La reunión no se realizó, y esa era una reunión importante que se venía realizando religiosamente desde hace 11 años”, dijo una de las fuentes. “Se suspendió y no hay discusión de nuevos recursos, inmediatamente que esto ocurre, esta gente se voltea y buscan a los rusos para esta operación”.

China, que bajo el gobierno del fallecido Hugo Chávez se había convertido en uno de los principales aliados estratégicos del país, le había concedido cerca de $60,000 millones en préstamos al país petrolero a partir del 2007, según datos del centro de investigaciones basado en Washington, Inter-American Dialogue.

Venezuela ya ha cancelado cerca de las dos terceras partes de esa deuda, pero existen grandes dudas de que el país pueda cancelar los restantes $20,000 en medio del colapso económico por el que atraviesa.

Según las fuentes, la reunión fue cancelada, pese a los insistentes pedidos de ayuda provenientes de altos funcionarios del chavismo.

Venezuela ya había ofrecido a China las acciones de Citgo como garantías para nuevos préstamos, en una operación que al inicio fue recibida con interés por el gobierno de Pekín, pero que al final fue desestimada, explicó Antonio De La Cruz, Director Ejecutivo de la firma de asesores Inter American Trends.

“Los chinos notaron que habría complicaciones en un eventual escenario de traspaso de las acciones de Citgo. Es una operación que tendría que ser al final aprobada por los reguladores de Estados Unidos, y ellos no estaban tan seguros de que el gobierno estadounidense permitiría que una entidad china asumiera el control de una de las mayores cadenas de refinerías de Estados Unidos”, explicó De La Cruz.

Aparentemente, Rosneft no tuvo ese tipo de dudas al aceptar el acuerdo de préstamo firmado a finales de noviembre.

Loading...

Lo Más Visto

Loading...