Obama pone fin a la política "pies secos, pies mojados"

Enero 13, 2017

A falta de solo ocho días para que concluya su mandato, Barack Obama ha terminado con la ventaja inmigratoria que tenían los inmigrantes de Cuba en Estados Unidos. Era la política de los "pies secos, pies mojados", que permitía a los ciudadanos de Cuba que llegaran a Estados Unidos quedarse en el país indefinidamente y sin necesidad de alegar que estaban siendo perseguidos políticamente por la dictadura de Fidel y, ahora, Raúl Castro.

La norma ha sido clave para el establecimiento de la comunidad cubana en Florida, y también ha sido un motivo de resentimiento por parte de otras comunidades hispanas, que se quejaban del trato preferencial que tenían los cubanos y del que no disfrutaron personas de otras nacionalidades que también tuvieron dictaduras.

A partir de ahora, sin embargo, los cubanos que lleguen a Estados Unidos serán considerados inmigrantes ilegales salvo que soliciten el estatus de refugiados políticos. A cambio, el Gobierno de Cuba se compromete a aceptar a las personas de esa nacionalidad que Estados Unidos deporte de su territorio, y de los inmigrantes interceptados por los servicios de vigilancia costera estadounidenses en el mar. Entre ellos están 2.746 'marielitos', que es el nombre que reciben las más de 100.000 personas que escaparon de Cuba en 1980. Entre ellas, el castrismo infiltró, en un acto de crueldad extrema, a miles de delincuentes y enfermos mentales, que acabaron, así, en Estados Unidos.

Desde 1966, y en virtud de la Ley de Ajuste Cubano, las personas que llegan a EEUU procedentes de ese país reciben de inmediato un visado. Tras un año de estancia en Estados Unidos, pueden optar al permiso de residencia y trabajo indefinido, conocido como 'Green Card'. La norma no se ha aplicado tradicionalmente a las personas interceptadas en alta mar, que han sido devueltas a Cuba.

El cambo de la política inmigratoria estadounidense se produce cuando miles de cubanos están atascados en América Central a la espera de visados para viajar a Estados Unidos. Dado que la nueva regulación se aplicará inmediatamente, es de suponer que esas personas deberán regresar a Cuba donde, previsiblemente, el régimen de Raúl Castro no les dará un recibimiento particularmente entusiasta. La nueva regulación es, así pues, un duro golpe al exilio cubano, que tiende a votar republicano, aunque en los últimos años está cambiando su orientación política.

Loading...

Lo Más Visto

Loading...