La mayor amenaza de Trump para Venezuela viene en un oleoducto

Enero 24, 2017

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump firmó este martes dos órdenes ejecutivas para resucitar los polémicos proyectos de los oleoductos Keystone XL y Dakota Access, con lo que cumple dos de sus promesas de campaña pese a las críticas de grupos ecologistas.

El proyecto está plenamente aprobado por el Congreso de Estados Unidos desde hace casi dos años, pero fue vetado por el presidente Barack Obama, quien atendió peticiones de grupos ecologistas, tribus indígenas y comunidades por donde pasará la enorme tubería.

Ahora Donald Trump, que gozará de una total mayoría republicana en ambas cámaras del Congreso, aparece como la garantía de que la obra saldrá del congelador.

“Absolutamente yo lo aprobaría, en 100 por ciento. Quiero construirlo, pero quiero un mejor acuerdo, quiero una parte de las ganancias”, dijo Trump en mayo durante la arrancada de su vertiginosa campaña que lo condujo a la Casa Blanca.

“Esa es la forma como vamos a hacer nuestro país rico otra vez”, agregó.

Para Venezuela, la construcción de esta obra “tendrá un efecto devastador, nos hará muchísimo daño y nos agarra en el peor momento, observa el analista petrolero, economista y profesor universitario José Toro Hardy.

Esta resurrección del Keystone va a hacer un daño tremendo a Pdvsa justo cuando ha perdido participación en el mercado de Estados Unidos por menores volúmenes de crudo exportado a este mercado, el mayor consumidor de energía del mundo.

Venezuela tenía su propia red que permitía llevar el crudo y derivados desde la boca del pozo en los campos venezolanos hasta el tanque de los vehículos surtidos por unas 8.500 estaciones de servicio con la marca Citgo. Terminales, refinerías y redes de distribución propias completaban esta ahora disminuida estructura creada en los tiempos de la internacionalización de la industria petrolera venezolana.

Esta estrategia buscaba garantizar mercados para el crudo venezolano, pesado y con altos contenidos de azufre  y vanadio.

Pdvsa ha liquidado parte de esta estructura y ha empeñado parte de las acciones de Citgo en garantía a bonos de deuda emitidos recientemente para canjear papeles por vencer en 2016 y 2017, señaló Toro Hardy.

“Mientras teníamos nuestras refinerías y nuestra propia red, teníamos opción de seguir comprando el petróleo venezolano. Pero hoy hemos vendido algunas de las refinerías”, señala Toro Hardy.

La estrategia de los gobiernos chavistas incluye cambiar las prioridades del mercado para el petróleo venezolano, de modo que privilegia a China y ahora a la India a cambio de financiamiento, apunta el experto.

El triunfo de Trump y la previsible retomada del proyecto Keystone nos agarra en el peor  momento porque antes llegamos a exportar un millón y medio de barriles diarios a Estados Unidos y ahora vendemos entre 600 y 700 mil barriles por día, Pdvsa ha perdido participación.

Pero además es una pérdida cualitativa, voluntaria porque por ejemplo en China Venezuela no es competitiva, no tiene ni una sola refinería y enviar un barco hasta ese mercado demora 45 días, contra 5 hasta Estados Unidos, señala Toro Hardy.

Por el lado de quienes avalan esta estrategia podría argumentarse que justamente se trata de disminuir la dependencia al mercado de Estados Unidos privilegiando a nuevos aliados en un mundo “multipolar”.

Pero, justamente los clientes privados en Estados Unidos son los únicos que pagan hoy a Pdvsa en efectivo y a precios de mercado por su petróleo, unas divisas que ayudan mucho a aliviar el menguado flujo de caja de un país donde el petróleo aporta 97 de cada 100 dólares que entran por exportaciones.

Ramón Espinasa, ex economista jefe de Pdvsa y actual profesor de la Universidad de Georgetown en Estados Unidos, en cambio no prevé mayores cambios en la política energética de la primera potencia mundial ni mayores impactos del gasoducto Keystone sobre Venezuela.

“No creo que vaya a tener  mayor  impacto sobre Venezuela, porque tiene una capacidad de refino propia con Citgo”, dijo en breve conversación telefónica.

Por su parte, la regulación ambiental es competencia de cada estado de la Unión.

Con la elección de Trump, “no hay cambios significativos, quizá un  menor desarrollo de las energías  renovables no tradicionales”, apuntó Espinasa.

Las acciones de muchas empresas de este sector de renovables retrocedieron en las mercados después de la sorpresiva victoria de Trump.

Con una inversión estimada en al menos $7.000 millones y un trazado de 1.600 kilómetros, el Keystone XL es un proyecto de empresas privadas, por lo que si el gobierno de Trump toma parte de las ganancias podría representar problemas legales en Estados Unidos, pero esa es otra historia.

En 2012, durante una entrevista con la presentadora de TV Greta Van Susteren, de Fox News, Trump renegó  de los estudios de impacto ambiental atendidos por Obama y los demócratas que negaron el arranque del proyecto que pasará por el medio de Estados Unidos, incluyendo Dakota y Texas.

También renegó de Canadá, de dónde saldrá ese petróleo extra pesado que por cierto se parece al de la Faja Petrolífera del Orinoco.

“Francamente, nosotros no necesitamos a Canadá. Nosotros deberíamos ser capaces de extraer nuestro propio petróleo. Pero ya que está ahí, ciertamente deberíamos aprobarlo. Significa empleos y petróleo barato, es absolutamente increíble”, dijo.

“Creo que el presidente Obama le hizo caso a los ambientalistas, pero esto es absolutamente terrible y de cualquier forma, ese no es un problema ambiental”, dijo entonces a Fox el magnate de la construcción y de las bienes raíces devenido hoy en el futuro hombre más poderoso del mundo.

“El asunto es que el oleoducto Keystone es positivo. Estamos hablando de miles de empleos, de petróleo barato. Vamos al menos a tener la opción de utilizar el petróleo de Canadá”, agregó.

También afirmó que Estados Unidos tiene su propio petróleo y gas natural como para arreglárselas por sí mismo.

- Trump, arte y parte -

Según un enfoque de la revista Time, Trump posee acciones en la compañía constructora del ahora detenido proyecto, Energy Transfer Partners, así como en otras compañías que tendrán acciones en el oleoducto una vez completado.

Él además recibió más de 100.000 dólares en donaciones de campaña del presidente ejecutivo de la compañía, según Time.

Pocas horas después de las elecciones, las acciones de TransCanada Corp, la empresa dueña del proyecto Keystone, subieron cerca de 3% en la bolsa de Toronto, según la prensa especializada.

“Estamos buscando los medios de comprometer a la nueva administración en los beneficios”, dijo al Financial Post, vía e mail el portavoz de la empresa, Martk Cooper. “TransCanadá permanece absolutamente comprometida a construir el Keystone XL”, agregó Cooper.

En enero de 2015, la Cámara del entonces nuevo Congreso de EEUU votó 266 a 153 para aprobar la medida, con 28 demócratas a favor. Fue el décimo intento que hicieron los promotores de la obra desde julio de 2011. El triunfo de Trump luce ahora como el impulso definitivo.

La larga historia de este millonario proyecto ha alimentado el debate desde varios frentes, incluyendo los políticos, económicos, ecologistas y de seguridad nacional de Estados Unidos.

Expertos como el analista petrolero Daniel Yergin, escribió oportunamente en el The Wall Street Journal que Venezuela será uno de los principales afectados si el oleoducto llega a entrar en operaciones.

“Venezuela sería el principal perdedor si el oleoducto Keystone XL es construido y podría desplazar al crudo pesado venezolano de su principal mercado: las refinerías de la Costa del Golfo, en Estados Unidos”, según Yergin.

En momentos en que analistas políticos prevén una nueva escala de la confrontación entre el gobierno chavista de Maduro, y la próxima administración republicana de Estados Unidos, es previsible que los atributos de interés nacional de este oleoducto sean el principal argumento para que las máquinas constructoras se pongan en movimiento y comiencen a alinear miles de tuberías que ya están en en el campo, en la ruta final.

Loading...

Lo Más Visto

Loading...