El liderzago europeo se planta frente a Donald Trump y pide "responder con firmeza"

Enero 28, 2017

La historia juzgará a Donald Trump pero también a los que no hablaron contra su deriva autoritaria. Europa empieza a levantar la voz. Las últimas medidas como la prohibición de entrar en EE.UU. a la totalidad de los ciudadanos de ciertos países, provocaron reacciones muy críticas y un cambio hacia la ira en la retórica europea contra la Casa Blanca.

Tras una cumbre de los países del sur de Europa celebrada en Lisboa, el presidente francés François Hollande pidió "una respuesta con firmeza" desde Europa y propuso que el viejo continente dé un paso adelante, que busque ser un actor más activo en el escenario global.

Hollande quiere que Europa se plante y que dialogue con Trump "con firmeza". Quiere "un continente abierto, con normas y principios, un continente que no vaya contra los demás sino a favor de nosotros mismos y que aporta valores de paz, de igualdad, que están en nuestros genes".

El mandatario cargó contra Trump, además, por aplaudir el 'Brexit'. Dice que Europa debe responderle, así como cuando "se refiere al clima para decir que no está todavía convencido de la utilidad del acuerdo -de París contra el cambio climático-, cuando añade medidas proteccionistas que pueden desestabilizar economías, no sólo europeas, sino de las principales potencias del mundo, cuando rechaza a los refugiados, tenemos que responderle".

Mientras el español Mariano Rajoy, a su lado, guardaba silencio, el portugués Antonio Costa decía que "si hay algo ahora más claro que antes de las elecciones estadounidenses es que el mundo necesita una Europa fuerte y unida". Los socialistas españoles ya pidieron a Rajoy que pida la celebración de una cumbre europea de urgencia para que la UE se ponga del lado de México y haga una declaración oficial contra Trump. Hollande siguió su carga: "Europa no carece de valores ni principios, eso es lo que tiene que demostrar, tenemos que ser conscientes de la responsabilidad que tenemos, Europa es una fuerza, una garantía y una protección".

Angela Merkel había pedido el viernes a los europeos que cerraran filas. Durante la conmemoración del Holocausto señaló: "observamos que el cuadro global en el cual nosotros evolucionamos en el mundo cambia de manera radical y rápida y debemos enfrentarlo. Esto afecta a la defensa de una sociedad libre y a la defensa del libre comercio"..

Londres, lanzado en cerrar las puertas a la inmigración y en su salida de la UE, no criticó a Trump. En una visita a Turquía, la premier Theresa May dijo que Washington es responsable de sus políticas. El laborista Ed Miliband le respondió: "la primera ministra tiene que decir ya que la orden ejecutiva de Trump contra los musulmanes es aberrante. El silencio es complicidad".

Los cancilleres francés y alemán, Jean-Marc Ayrault y Sigmar Gabriel, dijeron que las medidas de Trump "sólo pueden preocuparnos y hemos discutido qué hacer". Ayrault dijo que "tenemos compromisos internacionales que hemos firmado. La acogida de refugiados que huyen de la guerra, de la opresión, es parte de nuestro deber". Michael Müller, alcalde de Berlín, dejó uno de los mensajes más simbólicos: "Berlín, la ciudad de la división europea, la ciudad de la libertad de Europa, no puede mantenerse callada mirando cómo un país levanta un nuevo muro. Uno de los grandes momentos del siglo XX fue cuando los ciudadanos ordinarios tomaron el control del muro y lo demolieron piedra a piedra". Parafraseando al presidente Ronald Reagan y su "tire el muro" a Gorbachov, Müller dijo ayer a Trump: "señor Presidente, no construya ese muro".

Algunos gobiernos europeos empiezan a tomar medidas para contrarrestar las iniciativas de Trump. El presidente estadounidense prohibió financiar a Ong's que hagan actividades de planificación familiar en el extranjero. Los gobiernos holandés y belga lanzaron ayer un fondo internacional para sustituir esa financiación. Bélgica organizará una cumbre en primavera. w

Loading...

Lo Más Visto

Loading...