Football leaks: La cara oculta de Beckham quien utilizaba a Unicef para su propio beneficio

Febrero 05, 2017

Multimillonario, atractivo, buen marido y comprometido con las causas sociales. El ex jugador del Real Madrid David Beckham no contaba con una sola mancha que empañara su imagen. Hasta ahora. Según publica el semanario alemán Spiegel, el icono también tiene una cara oculta «que nunca han conocido sus fans». En el marco de Football Leaks, la red EIC, después de una investigación de Sunday Times accedió a los emails que se intercambiaron Beckham y su asesor de relaciones públicas, Simon Oliveira, y expone varios casos que afean su reputación.

Al parecer, la gran ambición de Beckham durante muchos años fue obtener la insignia de la Orden del Imperio Británico y convertirse en Sir Beckham. Pero el comité correspondiente desestimó su candidatura tras publicarse una posible evasión por su parte de hasta un millón de libras en impuestos. Los insultos hacia Oliveira por no haber evitado el escándalo fueron humillantes.

Tras la decepción, su asesor le animó a comprometerse con Unicef como estrategia para lograr ser condecorado. De los documentos citados por Spiegel se desprende que Beckham se aprovechó con ese fin de la organización y de su labor. Su fijación por el título de Sir llegó a ser obsesiva: cuando en 2015 Oliveira le mandó la invitación para acudir en Madrid a los Premios AS del Deporte, Beckham le contestó: «Si no se trata de la Orden del Imperio Británico, que le den».

De hecho, la escasa motivación del astro con Unicef no tardó en notarse. «Unicef es decisiva para la marca y la vida de Beckham» y sin embargo para él no era más que «una carga», se quejaba otro asesor a Oliveira. «Lo único que hemos hecho es inventar acciones benéficas para que él quede bien», añadía.

El propio Beckham no dejó de poner trabas a la organización, sobre todo cuando se trataba de rascarse el bolsillo. En febrero de 2014, el ex jugador debía participar de los costes de un evento en Filipinas: billetes de avión, hotel… Su respuesta fue clara: «No voy a pagar nada». Algo similar ocurrió un año más tarde cuando se esperaba su confirmación para una cena caritativa de la organización. De nuevo, un tono agresivo: «Ni quiero acudir ni quiero contribuir con mi dinero».

Por entonces, Beckham acaba de comprometerse con el fondo «7» de Unicef para ayudar a niños en situación de peligro. Pero su pasividad enervaba a su asesor. «Acaba de firmar el mayor contrato de colaboración con una ONG que jamás ha firmado una estrella y hasta el momento no ha visitado ni uno de sus proyectos. Tiene que implicarse más», escribía Oliveira a un colega.

Hubo un momento que Unicef pasó a la acción: necesitaba dinero urgentemente y el ex futbolista sólo daba largas. Los mails entre Oliveira y la organización muestran de su escaso interés por cumplir con lo pactado y revela unas condiciones siempre favorables al astro: «Todo lo que hagamos se tiene que adaptar a su agenda», exigía su asesor.

Preguntado, su abogado reiteró al semanario alemán el compromiso de la estrella con Unicef y dijo que Beckham aportó un monto «de siete cifras». La organización también confirmó a Spiegel donaciones del exjugador sin ofrecer más detalles.

El Mundo España

 

Loading...

Lo Más Visto

Loading...