'Guerra de sanciones' entre Irán y EEUU

Febrero 06, 2017

El Gobierno iraní ha respondido a la reciente imposición de sanciones por parte de Estados Unidos instruyendo las suyas. "Hemos adoptado medidas especiales contra los actos incorrectos e injustos de la administración de Estados Unidos y hemos puesto a ciertos individuos e instituciones americanas en nuestra lista de sanciones", ha declarado este lunes el portavoz del ministerio de Exteriores de Irán Bahram Qasemí, según ha informado la agencia semioficial Fars.

La decisión de Teherán llega después de que EEUU sancionara a 12 entes y 13 personas por las pruebas militares hechas por Irán el 29 de enero pasado, que incluyeron el lanzamiento de misiles. El secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, tildó el sábado a Irán de "mayor Estado patrocinador del terrorismo". Lo acusan de apoyar a los hutíes que derrocaron al presidente de Yemen en 2015, algo que Irán niega. El ejército de Arabia Saudí, aliada de Washington, combate a los hutíes en suelo yemení.

A su vez, la administración de Hasan Rohani justifica las sanciones alegando que EEUU "ayuda a los 'takfiríes' -término con el que se describe a todo aquel que acusa a un tercero de apostasía-, entre ellos el Estado Islámico y el régimen sionista", en alusión a Israel. Qasemí, cuyo gobierno ya alertó de que adoptarían medidas "recíprocas" a las tomadas por Estados Unidos en su contra, ha detallado que "la resolución está en sus fases finales y pronto publicaremos la lista" de todas las entidades sancionadas.

Con el anuncio concluye una semana de intercambio de golpes entre Irán y EEUU. El flamante presidente Trump ha mostrado desde el primer momento un talante mucho menos diplomático con la República Islámica que su predecesor. Si Barack Obama forjó un acuerdo nuclear que ha bloqueado hasta hoy un programa nuclear iraní con fines armamentísticos, Trump ha amenazado con tumbarlo. Si Obama era reacio a imponer nuevas sanciones, con Trump estas llegaron y pueden ampliarse.

Aunque la mayoría de analistas coinciden en que el test con misiles se realizó para poner a prueba la reacción de Trump, a los mismos también les ha sorprendo la contención iraní. Su discurso estos días se ha alejado de tradicionales diatribas anti estadounidenses. Hasan Qashqaví, vice ministro de Exteriores, proclamó domingo que su país "cree en el diálogo y el ejercicio de la indulgencia basada en los intereses nacionales tienden a ser más útiles que el uso de la fuerza y las armas".

Teherán ha defendido su test con misiles como un "derecho inalienable" a la defensa propia. Alega que su lanzamiento, similar a otros realizados antes, no viola la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que "llama" a no emplear "misiles balísticos" capaces de portar cabezas nucleares. El medio alemán 'Die Welt' sí aseguró la semana pasada que Irán había probado un misil Sumar con capacidad nuclear. Pero al ser de crucero, concluyó, quedaba fuera del alcance del texto de la resolución.

La guerra de sanciones entre ambos países amenaza con dañar la pujanza económica de la que estaba gozando Irán como consecuencia del cumplimiento del pacto nuclear. Hace sólo tres semanas Teherán y la aeronáutica Boeing firmaron un contrato de 15 mil millones de euros. El temor ahora entre los iraníes es que el miedo a eventuales nuevas represalias en forma de sanción que pueda adoptar EEUU, disuada a nuevas empresas de hacer negocios con ellos.

"Irán no ha impuesto ninguna restricción a empresas de EEUU, pero estas no pueden participar en nuestras licitaciones [en petróleo y gas] debido a sus leyes", se ha quejado el viceministro de Petróleo iraní Amir Hossein Zamaninia este lunes. En la misma jornada se ha informado de la importación por parte de Irán del último paquete de un lote de 149 toneladas de uranio, procedente de Rusia, que le corresponde como parte del acuerdo nuclear. Trump advierte que se pronunciará sobre él pronto.

Loading...
Loading...