La infidelidad: cómo salir de ella

Agosto 20, 2012
Parejas Infidelidad Amor y Sexo Sociedad

Escrito por Blanca Almeida Dingler

La infidelidad no termina con el descubrimiento ni con el perdón del infiel.

 

Muchos piensan que si su pareja les es infiel enseguida acabarán con la relación. Sin embargo, son menos del 10% de las personas que definitivamente piden el rompimiento cuando se descubre la traición.

¿Por qué?

La infidelidad es el problema más complejo dentro del pareja, tanto en su solución como en los efectos secundarios que conlleva a todos los involucrados.

La infidelidad de hoy en día se descubre a través los mensajes de texto, el Facebook, las redes sociales y menos frecuentemente por haber visto a nuestra pareja con alguien más.

El o la infiel es confrontado por su pareja y lo niega rotundamente, no es la primera vez que se le ha confrontado, ya que la infidelidad está en el aire, se siente, no se puede puntualizar exactamente qué está pasando pero se sabe que algo está mal y empiezan a verse cambios en la pareja:

  • Más tiempo frente a la computadora
  • Menos tiempo en casa
  • Cambio en hábitos y forma de vestir
  • Salidas los fines de semana por trabajo
  • Tener el celular consigo en todo momento
  • Recibir o hacer llamadas al celular en horarios poco habituales
  • Nerviosismo constante por necesidad de estar en otro lado
  • Distracción y poca atención hacia la pareja , entre otros.

Cuando finalmente el o la traicionada tienen la evidencia contundente de la infidelidad, sienten un alivio al poder nombrar todo ese desosiego e incertidumbre que venía percibiendo.

Algunos son cínicos y en realidad siguen con la relación, otros medio piden perdón y otros tantos se arrodillan y parecen en verdad arrepentidos(as).

Tristeza

 

La persona traicionada experimenta mucho dolor, llanto, tristeza, pasando por la negación, no puede creer que se encuentre en dicha situación; pensaba que ésto jamás le podría suceder.

El o la traicionada pide al infiel la explicación a detalle de la infidelidad, por lo general el o la infiel sigue sosteniendo que no fue importante, y propone dejarlo atrás.

El traicionado no quita el dedo del renglón hasta saber todos los detalles que finalmente la infiel cuenta; y aún sabiendo todos los detalles el o la traicionada permanece por elección con su pareja infiel.

 

¿Acaso nos gusta torturarnos, ¿qué pasa?

Y es aquí cuando todos hemos pensando que no perdonaríamos una infidelidad y terminaríamos cuanto antes la relación. Pero al llegar ese momento tan traumático él o la traicionado (a) sigue con la relación porque:

 

 

Piensa que tal vez si está arrepentid(a)

  • Quiere postergar el dolor de una separación, ya están sufriendo bastante como para meter más leña al fuego.
  • Son tantos años invertidos en la relación que vale la pena luchar por salvar a la pareja.
  • Tiene miedo a la soledad y temor a no encontrar otra persona que los ame tanto.
  • Como traicionados pataleamos, gritamos, aventamos cosas, manifestamos nuestro gran enojo y frustración hacia la pareja que nos fue infiel pero al final NOS QUEDAMOS AHÍ.

No sirve de nada manifestar la inconformidad si no la acompañamos de acciones, las palabras se las lleva el viento. Al igual que él o la infiel dicen estar arrepentidos pero no sustentan dicho decir con acciones porque el traicionado no pide nada a cambio.

 

¿Cómo salir de la infidelidad?

La infidelidad no termina con el descubrimiento y con el perdón del infiel. 

 

Muchas veces nos adentrarnos en un patrón de dolor contínuo y de posibles infidelidades subsecuentes. El poder lo tiene el traicionado, el más afectado tiene las cartas en sus manos.

El o la infiel se encuentra en la mejor de las dos posiciones porque no ha sufrido la decepción o engaño y efectivamente puede estar muy arrepentido (a) de lo sucedido y dice que lo menos que deseaba era hacernos sufrir.

Si este no era su deseo, entonces la infidelidad no debió estar dentro de sus planes NUNCA.

A todos se nos presentan oportunidades para ser infieles, siendo atractivos para alguien más, pero algunos dicen SI y otros NO, y es ahí donde entra el compromiso que tenemos con la otra pareja.

Aunque tengamos muchos problemas con la pareja, lo honesto es terminar dicha relación para comenzar otra, la infidelidad es una salida cobarde a un problema permanente.

La idea no es condenar a nadie, lo importante es que cada quién asuma la responsabilidad de sus actos, y si fuiste infiel fue porque tú lo decidiste así.

Amor 

¿Qué significa sustentar el dolor con acciones?

Si solamente lloramos y manifestamos nuestro enojo con palabras pero no pedimos acciones, la persona infiel no asume su responsabilidad e inconscientemente sabe que estamos permitiendo la infidelidad exponiéndonos a que ésta continúe o se presente otra.

 

Algunas acciones sugeridas por la Psicoterapeuta son:

Terminar la relación de pareja esto significa ya no tener contacto, si vives con la pareja esto significa que se vaya de inmediato. Después cuando tu pareja te busque (regresará a querer sanar la relación) accede si así lo deseas con las siguientes condiciones:

  • Pídele que termine la relación con la otra persona y que traiga pruebas de que así fue.
  • Dile que acudirán a una terapia de pareja para que tú puedas determinar si deseas continuar con la relación.
  • Es decir, dale la segunda oportunidad pero no viviendo juntos o teniendo contacto hasta recuperar la confianza.

Si hoy tu eres el o la traicionada probablemente consideres muy drásticas dichas medidas, pero te aseguro que si perdonas y no pides nada a cambio te quedarás con las manos vacías y con mucho sufrimiento.

¡Piénsalo y actúa!

 

Blanca Almeida Dingler

Psicoterapeuta individual, familiar y
de pareja. 
Twitter: @blancalmeida.
Página: www.blancalmeida.com

 

comments powered by Disqus