466 pacientes se quedarán sin diálisis en Mérida ante la falta de insumos

Abril 11, 2017

Casi quinientos pacientes en el estado Mérida requieren semanalmente tres sesiones de diálisis por un tiempo de cuatro horas; sin embargo y ante la falta de insumos para realizar este proceso, los médicos han implementado una suerte de “plan de contingencia” para poder ofrecer dos sesiones semanales de una procedimiento que permite eliminar las toxinas y exceso de agua en la sangre de los pacientes con patologías relacionadas con el funcionamiento renal.

El Pitazo.

Dulce María Winterdaal de Fuenmayor es coordinadora de la Unidad de Diálisis del Hospital Universitario de Los Andes, centro de salud que atiende a 45 de los 466 pacientes que en el estado Mérida requieren dializarse, señala que para poder realizar el procedimiento medico requieren de un equipo desechable que únicamente puede ser adquirido por el Instituto Venezolano de Seguros Sociales (Ivss), “este mes el Ivss solamente envió 190 de los 585 dializadores que se necesitan para cumplir el tratamiento a los 45 pacientes, razón por la cual a partir del martes 18 de abril no se tendrá como hacer la diálisis a los pacientes censados, mucho menos para nuevos pacientes”, alertó.

Señaló la doctora que el dializador es “el riñón artificial”, indispensable para el proceso de diálisis, “podemos tener los equipos y el personal capacitado, pero si no tenemos los dializadores, estamos de brazos atados”.

Otro insumo necesario para los pacientes de esta área médica es la solución fisiológica, “a partir de hoy 11 de abril, los pacientes deben traer la solución fisiológica que en el mercado cuesta aproximadamente 4mil bolívares y se requieren 2 o 3 soluciones para cada sesión de diálisis, un monto elevado si tomamos en cuenta que tenemos pacientes que muchas veces no tienen para pagar el pasaje para trasladarse hasta el hospital”, lamentó.

La especialista señaló que en el Hospital Universitario de Los Andes no pueden atender a ningún paciente que llegue por emergencia con una insuficiencia renal, “estamos incapacitados técnicamente de ayudar a pacientes que lleguen con cualquier problema renal porque no tenemos dializadores ni solución fisiológica”.

Dulce María Winterdaal señaló que el riesgo que corren los pacientes ante la falta de diálisis o las diálisis incompletas “es la muerte, los pacientes sin diálisis no pueden vivir, ante la disminución de sesiones deben cuidarse al máximo, no sabemos cuánto tiempo pueda durar un paciente sin sus tres sesiones de diálisis semanales”.

Carmen Fernández, profesora de la Universidad de Los Andes y especialista en el área de diálisis agregó que siendo el Hospital Universitario de Los Andes uno de los principales centro de trasplantes del país y el único del occidente que realizaba estos procedimientos quirúrgicos, desde el año 2014 no se hace ningún tipo de trasplante de órganos, “hay una lista de espera de 75 pacientes esperando por un trasplante de riñón, y hay cerca de 154 pacientes trasplantados que requieren de medicamentos y no los consiguen”.

Onelia Orence, médico especialista en nefrología y tratante de los pacientes con trasplantes de órganos, señaló que los pacientes requieren entre tres y cuatro medicamentos distintos y solamente están recibiendo dos, esto debido a la escases existente en el país, “estos medicamentos son insustituibles y necesarios para evitar la pérdida del riñón trasplantado, si no se cumple con el tratamiento completo, estos pacientes corren el riesgo de tener que retornar a un proceso de diálisis el cual no tenemos como garantizarles”.

El viacrucis por el que deben atravesar los pacientes de diálisis no es sólo por la falta de dializadores, solución fisiológica o medicamentos, la demanda de exámenes de laboratorios es constante; sin embargo, en el principal centro asistencial de Mérida solo pueden realizar exámenes de orina, no hay insumos ni reactivos para otras pruebas requeridas por los pacientes de ninguna área de la salud.

Exigimos a las autoridades del Instituto de Seguros Sociales que envíen el material necesario y suficiente para realizar el proceso de diálisis a nuestros pacientes, “es un material vital para nuestros pacientes, las autoridades están en conocimiento de la situación que se presenta con los insumos para dializar y es su responsabilidad dar respuesta inmediata a la crisis que se nos viene presentando en el área de nefrología, una crisis que no es solamente en Mérida sino que afecta a todos los pacientes a nivel nacional”, dijo Diana Godoy, jefe de los médicos residentes de nefrología en el Hula.

Entre los 45 pacientes que semanalmente, en tres oportunidades, se deben dializar, se encuentra “Carlitos”, un niño de 12 años que el próximo 18 de abril ya no tendrá como hacerse las sesiones de diálisis, Jeinny de Briceño es su mamá, hace un llamado para que las autoridades tengan en cuenta un área de diálisis pediátrica, “se hace muy necesaria pues los niños que no pueden ser dializados en el hospital universitario por la falta de insumos y un espacio acorde para ellos, deben ser referidos a otros centros de salud en Caracas o Maracaibo”.

Lenin Rangel tiene 30 años y desde hace cuatro se dializa en el Hospital Universitario de Los Andes, su preocupación se incrementa cada día pues sabe que a partir de la próxima semana es muy probable que no pueda realizar el proceso que purifica su organismo ante las deficiencias renales, “estamos bastante preocupados, no hay material para diálisis, esta semana nos dializaran dos veces, la próxima semana quizás puedan hacerlo solo una vez, y probablemente a la semana siguiente no recibamos ninguna sesión, llamo a las autoridades sanitarias para que resuelvan rápido (…) la gente se está muriendo”.

Los pacientes que esperan para ser trasplantados también esperan que las condiciones para los pacientes de nefrología mejoren, es el caso de Yoely Anselmi, una joven de 27 años que aunque tiene quien le donará un riñón, tiene cuatro años esperando para poner fin al proceso de diálisis a través del trasplante del órgano renal.

“Es desesperante para todos nosotros la situación, y más cuando tenemos la persona que va a hacer un sacrificio humano de donarnos un riñón y que simplemente por la falta de insumos, el hospital no tenga nada para brindarnos esa atención que se convierte en nuestra única esperanza de vida”, lamentó Anselmi.

En el estado Mérida existen cerca de siete centros de salud extra hospitalarios que realizan el proceso de diálisis de manera gratuita y que reciben de igual forma los insumos del Instituto Venezolano de Seguros Sociales, en estos centros se atienden a cerca de 421 pacientes, sin embargo su situación no es distinta a la del Hospital Universitario de Los Andes, por lo cual los pacientes con insuficiencias renales que requieren de este servicio, ven cada vez con mayor preocupación como las posibilidades de mantener su condición sin que se agrave más de lo que ya es.

Loading...

Lo Más Visto

Loading...