El principal partido de la oposición turca se enfrasca en luchas internas

Mayo 08, 2017

Apenas dos semanas después del referéndum que encumbró a Recep Tayyip Erdogan como presidente ejecutivo de Turquía, el segundo partido más importante del país se ha sumido en unas luchas internas que fragmentan todavía más a las fuerzas políticas opuestas a los planes del líder islamista.

Son varios los frentes que se han abierto en el seno del Partido Republicano del Pueblo, la organización de carácter socialdemócrata liderada por Kemal Kiliçdaroglu. Por un lado, Selin Sayek Boke, la hasta ahora portavoz y uno de los pesos pesados del partido, ha dimitido por diferencias con Kiliçdaroglu. Boke considera que el CHP ha ofrecido una respuesta muy débil a los resultados del referéndum, que ella ha llegado a calificar como una «usurpación a través de medios ilegales».

En el referéndum del pasado 16 de abril ganó el ‘sí’ a la reforma constitucional promovida por Erdogan, pero lo hizo con un estrecho margen (51,41 frente al 48,59%). Además, las acusaciones de fraude se dispararon después de que el Consejo Electoral decidiera aceptar las papeletas que carecían del sello preceptivo.

 

El mismo argumento esgrimido por Boke para dimitir del CHP se podía encontrar fácilmente entre las miles de personas que salieron a protestar a las calles de Estambul durante los días posteriores a la celebración del referéndum.

No obstante, los problemas para el líder de la oposición no acaban ahí.

Y es que las voces internas que critican su actuación se han multiplicado recientemente. El veterano diputado Fikri Saglar ha acusado a Kiliçdaroglu de dirigir el CHP como «un partido de un solo hombre». La dirección del partido no ha tardado en reaccionar y le ha abierto un expediente de expulsión.

Mientras, el anterior líder de la formación, Deniz Baykal, ha echado todavía más leña al fuego al pedirle que convoque un congreso para determinar quién será el candidato para las próximas elecciones presidenciales, previstas para 2019. La misma solicitud también la ha realizado un grupo de 13 diputados.

Kiliçdaroglu sostiene que todas estas acciones van destinadas a «dañar el partido». «Fui yo quien introdujo la democracia en este partido. Nadie debería sentirse ofendido por esto. Y es mi deber proteger el partido», ha asegurado Kiliçdaroglu en respuesta a sus críticos.

Sin embargo, sus comentarios han ido aún más allá y ha señalado a Erdogan y al Gobierno del islamista AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo) de estar detrás de la crisis interna. «Lo sabemos todo, las instrucciones dadas por la presidencia para crear problemas en el partido», según declaraciones recogidas por el diario Cumhuriyet.

Loading...

Lo Más Visto

Loading...