Olivares: Maduro condena a muerte a niños recluidos en JM de los Ríos

Mayo 12, 2017

 

May 12, 2017 6:33 pm

 

El diputado a la Asamblea Nacional por el estado Vargas, José Manuel Olivares, responsabilizó a Nicolás Maduro por la muerte de un paciente del servicio de Nefrología del Hospital de Niños J.M. de los Ríos, a consecuencia de una infección adquirida por el grado de contaminación del nosocomio caraqueño.

Nota de prensa

El pequeño Samuel Becerra, de 12 años de edad, falleció este jueves 11 de mayo, siendo el segundo deceso que se registra de los 18 niños que se contaminaron al ser dializados en el hospital.

“Samuel no murió por perder la batalla con su enfermedad, a Samuel lo condenó a muerte la ineficiencia del gobierno de Nicolás Maduro y su combo, porque se contaminó en el Servicio de Nefrología del hospital J.M. de los Ríos, porque no se le había hecho el mantenimiento debido a la maquina de hemodiálisis. Para completar, una vez infectado, no pudo ni siquiera recibir el tratamiento de antibióticos correspondiente, porque el hospital no los tiene, pero lo más grave es que tampoco se consiguen en el país”, denunció el parlamentario de la MUD.

“El Gobierno de Maduro es responsable de esas muertes por indolente e ineficaz. Maduro condena a la muerte a los pacientes recluidos en el JM de los Ríos, simplemente por no reconocer la crisis humanitaria en salud que estamos padeciendo”, agregó el diputado Olivares.

El presidente de la Sub Comisión de Salud del parlamento venezolano explicó que Samuel Becerra era paciente del servicio de nefrología en el nosocomio infantil capitalino desde hace 8 años. A mediados de marzo de este año, Becerra y otros 17 niños, pacientes del servicio, comenzaron a presentar graves casos infecciosos. Se determinó la presencia en sus organismos de gérmenes multiresistentes, que debieron ser atacados con fuertes antibióticos de amplio espectro.

“El personal del JM de los Ríos está de manos atadas y los padres en un grado de angustia terrible. Los médicos nos han explicado que muchos de los niños del servicio de nefrología no responden al tratamiento porque es colocado de manera intermitente por la escasez y porque la contaminación está en el área. Es un crimen la indolencia del gobierno nacional. Es una condena a muerte para esos pequeños, porque o se contaminan para ser dializados o se mueren por la falla de sus riñones”.

Olivares recordó la cifra de mortalidad infantil en el año 2016, reconocida por el propio Ministerio de Salud. “Fueron 11.466 y la mayoría de ellos fueron asesinados por el Gobierno a no garantizar su derecho constitucional a contar con un sistema de salud público que garantice sus vidas”.

Loading...

Lo Más Visto

Loading...