Denuncian que Odebrecht financió de forma ilegal las campañas de Chávez y Capriles en 2012

Mayo 31, 2017

La constructora brasileña Odebrecht habría financiado de manera irregular las campañas del expresidente venezolano Hugo Chávez y del líder opositor Henrique Capriles en 2012, según la confesión realizada por un ejecutivo del grupo a la que tuvo acceso el diario Valor Económico de Brasil.

El exejecutivo de Odebrecht Euzenando Azevedo contó a las autoridades que transfirió dinero fuera de la contabilidad oficial para la campaña presidencial de Capriles, que perdió los comicios ante Hugo Chávez con el 44 % de los votos. El exmandatario, de acuerdo al directivo arrepentido, fue el principal destinatario de los recursos ilegales de Odebrecht, implicada en un gigantesco escándalo de corrupción, en Venezuela. Sin embargo, en las elecciones de 2012 el grupo consideró que Capriles tenía oportunidades de ganar y por ello estrechó lazos en caso de una eventual victoria.

Cuando el servicio de inteligencia detectó la contribución de Odebrecht a la campaña de Capriles, Nicolás Maduro, entonces ministro de Relaciones Exteriores, amenazó con cortar todos los contratos que Odebrecht tenía en el país. Preocupado con el futuro de la empresa, el expresidente del grupo Marcelo Odebrecht, condenado a 19 años de prisión en Brasil, trasladó las disculpas a Maduro y alegó que la financiación a Capriles no había contado con el visto bueno de la cúpula de Odebrecht, apunta el medio brasileño.

Capriles, dos veces candidato a la presidencia de Venezuela y gobernador del céntrico estado Miranda, ya había sido denunciado por la Fiscalía por presuntamente haber recibido tres millones de dólares de Odebrecht. La compañía firmó un acuerdo de "delación premiada" con la justicia brasileña, por el cual ofreció detalles sobre la trama corrupta a cambio de una reducción de la pena de 77 de sus ejecutivos.

La Fiscalía brasileña comenzará a entregar esta semana las pruebas sobre sobornos pagados por Odebrecht a autoridades de otros ocho países de América Latina: Argentina, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela. Las confesiones permitieron a Brasil abrir decenas de investigaciones sobre la participación de la empresa en la financiación ilegal de campañas electorales, en el pago de sobornos a autoridades para obtener contratos de obras públicas y en operaciones financieras irregulares.

La dimensión internacional del escándalo se conoció a fines del 2016, cuando el Departamento de Justicia de Estados Unidos, con el que Odebrecht también suscribió un acuerdo de cooperación, reveló que la constructora había admitido que pagó unos 788 millones de dólares en sobornos en doce países de Latinoamérica y África, incluido Brasil.

Loading...

Lo Más Visto

Loading...