¿Cuál fue la primera burbuja financiera?

Junio 05, 2017

La protagonizó un producto que hoy no es tenido en cuenta por nadie para la especulación: los tulipanes. Ocurrió en 1637, cuando hacía apenas un siglo que habían comenzado a ser introducidos en Europa Occidental desde Turquía. Los holandeses, que ya dominaban el negocio floral, empezaron a cultivar con denuedo la nueva especie. Las variedades de bulbos con más bellos brotes se encarecieron hasta límites insospechados.

Como muchos quisieron transformarse en cultivadores, fueron desarrollados instrumentos financieros para favorecer la inversión, de forma muy similar a lo ocurrido en nuestra burbuja inmobiliaria. Y luego vino el pinchazo.

Aquel espejismo económico inspiró al pintor flamenco Jan Brueghel el Joven, que realizó en su cuadro Sátira de la tulipomanía (1840) una feroz crítica de la situación, con simios encarnando el papel de especuladores e incautos. Te desvelamos las claves de este lienzo, que puedes ver sobre estas líneas, a continuación:

A la izquierda, abajo: Los tulipanes más apreciados eran los que lucían estrías más variadas –en la imagen, de color rosa y blanco–. Estas tonalidades dependen en gran parte de virus que causan alteraciones en la distribución de los pigmentos.

A la izquierda, arriba (en el porche): Una buena comilona era la forma de culminar y celebrar un contrato durante aquellos años de exuberancia irracional, como dirían las autoridades monetarias de nuestra época.

Simios estrechándose las manos: La euforia del mercado impulsó la aparición de derivados financieros. Uno de ellos era el derecho de adquisición de los tulipanes a un precio prefijado, que se establecía en el momento del contrato, ilustrado aquí por un apretón de manos. Este mercado de futuros era altamente arriesgado y propiciaba la especulación.

Loading...

Lo Más Visto

Loading...