Familiares de víctimas de la violencia piden renuncia de Maduro por saña represiva contra manifestantes

Junio 07, 2017

Representantes de la Fundación por la Dignidad Sagrada de la Persona, perteneciente a la Diócesis de Ciudad Guayana exigen al presidente de la República Nicolás Maduro que renuncie de forma inmediata y convoque elecciones presidenciales como única salida para detener la espiral de violencia provocada por su gobierno, la cual “está destrozando a Venezuela”.

A través de un comunicado público, e identificadas como madres, esposas, hijas y hermanas que han perdido seres queridos asesinados por hampa común, o por funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado en las protestas que comenzaron el pasado mes de abril, consideran que la renuncia del mandatario es “indispensable para que Venezuela encuentre la paz”.

Destacan que durante el mandato de Maduro el número de homicidios crece a un ritmo hasta ahora inédito en la historia del país, situación que se agrava porque junto al crecimiento de asesinatos, también aumentan el hambre y la corrupción. “Usted es el responsable principal de todo esto y cada día que pase en el Gobierno es un paso más en el abismo al que nos estamos precipitando”.

Este grupo de mujeres, amparadas en la autoridad moral que les brinda su trayectoria, se unen a las voces de diferentes sectores de la sociedad venezolana que rechazan la realización de una constituyente por considerar que es “un engaño, un fraude que no vamos a permitir y, como han dicho nuestros obispos: lo que exigimos es comida, medicinas y seguridad. No más mentiras y opresión”.

En el comunicado también fijan posición respecto de la actuación de la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, la cual valoran positivamente por considerarla valiente, al calificar como asesinatos las muertes en las protestas, exigir respeto a la Constitución y solicitar el cese de la militarización de la justicia.

La actuación de los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y de los llamados colectivos, es objeto de crítica y condena por parte de este grupo, que les pide que “dejen de matar. No obedezcan las órdenes injustas”. Los invitan que tengan presente “que irremediablemente, sus crímenes van a ser juzgados. No van a prescribir nunca”.

“La justicia les perseguirá por todo el mundo y el llanto de las madres atormentará sus conciencias eternamente. Nos duelen las torturas y las demás violaciones a los derechos humanos que se cometen contra los que salen a las calles a exigir sus derechos. Tenemos un gobierno responsable de crímenes de lesa humanidad”.

Las integrantes de la Fundación por la Dignidad Sagrada de la Persona decidieron, desde hace más de diez años, transformar el dolor producto de sus pérdidas en fuerza para lucha pacífica contra la violencia y la impunidad.

Hoy, aunque adoloridas, aseguran estar llenas de esperanza y se solidarizan con las madres, esposas e hijas que han perdido a sus hijos, esposos o padres por la represión del Gobierno en contra de quienes exigen el fin de la dictadura. “Nos duelen infinitamente, como si fuesen nuestros propios hijos, las decenas de víctimas de la Guardia Nacional Bolivariana y de los colectivos”.

Responsabilizan a Maduro de las muertes, violencia y hambre en Venezuela, aseguran que cada día que pasa en el gobierno es un paso más hacia el abismo

Loading...

Lo Más Visto

Loading...