José Gregorio Pérez era “humilde, estudioso y trabajador”

Junio 15, 2017

Como un joven humilde, buen estudiante, trabajador, proveniente de una familia de bajos recursos y con el sueño de lograr una Venezuela libre, recuerda Oriana Castellanos, del Centro de Estudiantes de la Universidad Pedagógica Experimental Gervacio Rubio (Upel), a José Gregorio Pérez, de 20 años de edad, asesinado este jueves en medio de manifestaciones en la ciudad de Rubio, municipio Junín del estado Táchira.

Castellanos, quien consideraba al joven como un hermano, indicó que él también pertenecía a la Secretaría del Centro de Estudiantes. Era el único hijo por parte de la mamá, y vivía junto a ella y sus abuelos en el sector El Paraíso, de la localidad de El Valle, municipio Capacho Viejo.

Relató que iban bajando de la universidad para dirigirse a sus casas cuando llegó un motorizado con el parrillero y este empezó a disparar. “Fueron muchas las detonaciones que hizo, estaban encapuchados, y una de esas detonaciones le dio a nuestro compañero un tiro en el cuello. Ya había terminado la protesta y bajábamos a dirigirnos a las casas”, agregó.

Aclaró que a esa hora ya no había trancas en las inmediaciones de la Upel, y culpó a grupos colectivos y al gobernador, José Vielma Mora, de lo ocurrido. “Para nosotros eran los colectivos de Vielma Mora, nadie más. Esos que se han encargado de matar a los estudiantes durante estos días, esos mismos, los que se han dedicado a matarnos por pensar diferente. Le echamos la culpa al Gobierno de Nicolás Maduro, a Vielma Mora y a sus colectivos, que son los principales causantes de los que nos está pasando”, expresó Oriana Castellanos.

Indicó que están a la espera de que el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cipc) hagan las experticias necesarias en los alrededores de la Upel y que el cuerpo sea trasladado a la morgue del Hospital Central de San Cristóbal.

“El llamado a los venezolanos es que no permitamos que nos sigan matando a los jóvenes que queremos una Venezuela libre, una Venezuela donde podamos vivir tranquilos. Aquí no solamente nos matan los colectivos, sino también la ausencia de medicinas, de seguridad y miles de cosas más. Los venezolanos debemos dejar la indiferencia”, dijo.

Por su parte, la madrina del joven, que prefirió no ser identificada, manifestó que “era un niño bien criadito. Ahorita que no tenía clases trabajaba pintando casas y en la agricultura, cualquier trabajo honesto. Era muy noble y bueno”.

Loading...

Lo Más Visto

Loading...