Venezuela podría pagar los platos rotos de EEUU y Cuba

Junio 16, 2017

Las medidas adoptadas por el gobierno de Donald Trump podrían tener graves consecuencias económicas y políticas para Venezuela, que ya está sumida en corrupción, deuda y dificultades monetarias representadas por la escasez de medicinas, alimentos y otros recursos.

Este jueves el presidente estadounidense, Donald Trump, dio un discurso ante la comunidad cubana de Miami, Florida, en el que anunció algunas medidas para hacer frente al régimen de Raúl Castro.

Estas medidas reafirman el embargo estadounidense impuesto a Cuba y se oponen a inhabilitarlo.

Asimismo, el presidente anunció la “cancelación” de la política del expresidente Barack Obama con respecto a la isla, que tenía el objetivo de mejorar las deterioradas relaciones entre ambos países.

La justificación que dio Trump para esta decisión fue que con la suspensión de ayuda económica a Cuba el régimen se quedaría sin apoyo popular. Es una búsqueda de una alianza con los ciudadanos cubanos a la par de una alienación del régimen de Castro.

Marco Rubio, senador republicano, incluso expresó que las “prácticas económicas que beneficien al ejército a expensas del pueblo terminarán pronto”.

Estas declaraciones, tomando en cuenta que Cuba siempre ha tenido a Venezuela como una fuente de ingresos a costa de las reservas petroleras, tienen graves consecuencias para la economía y política venezolana.

María Teresa Belandria, abogado y profesora en Derecho Internacional Público, dijo a El Estímulo que Venezuela “no puede seguir sosteniendo el esfuerzo de la revolución cubana desde el punto de vista económico”.

“¿Con qué? (Si somos) un país que está vendiendo su deuda a un precio inferior al valor nominal de la deuda para obtener unos pocos dólares para cumplir con su gasto fiscal corriente. No podemos ayudar a otro”, explicó.

 

Esta ayuda, explica Belandria, se ha materializado a través de Petrocaribe “dándoles petróleo a precios subsidiados para que ellos los vendieran en el mercado secundario” y tuvieran una ganancia substancial.

En segundo lugar, la profesora menciona los aportes directos de Venezuela al gobierno cubano; y en tercero, el intercambio de médicos y otros profesionales.

Milagros Betancourt, exembajadora y también abogado, explicó a El Estímulo que considera que la dependencia de Cuba con Venezuela se acentuaría y haría que la isla siguiera “apostando a recibir el dinero y petróleo de Venezuela, pero ya sabemos que estamos demasiado complicados aquí”.

 

Esto se debe, según Betancourt, a que Cuba depende principalmente de Venezuela, incluso si puede establecer relaciones económicas con otros países.

La profesora Belandria cree que el hecho de que Venezuela sea la primera opción de Cuba “nos perjudicará muchísimo, tanto en economía como en política porque insistirá en mantener su influencia en Venezuela”.

Asimismo, afirma que el hecho de que el gobierno nacional siga ayudándolos con aportes económicos dependerá de Nicolás Maduro “y de si ellos siguen otorgando esa caridad”.

Por otro lado, explica que Cuba modificó su ordenamiento jurídico interno para favorecer las inversiones y para mejorar sus relaciones con EE. UU. Ya que esto no será una opción gracias a Trump, podría ser una estrategia aplicada con otros países.

Países de la Unión Europea, por ejemplo. Belandria asegura que puede pedir ayuda al resto de la comunidad hemisférica (no a América Latina) “que estaría muy dispuesta a ayudarlos”.

No sólo España, sino Alemania, Francia y Portugal e incluso Rusia con quienes ya habían mejorado sus relaciones y también les compraban petróleo. “Cuba va a depender de todo el que le dé plata, sin importar quién sea”, aunque podría encontrar ciertos obstáculos debido al tema de Derechos Humanos, explica.

Loading...

Lo Más Visto

Loading...