Informe Otálvora: Zapatero convalida represión en Venezuela

Junio 24, 2017

El expresidente español José Rodríguez Zapatero convalidó en Bolivia la receta represiva que Maduro utiliza contra la oposición venezolana y reclamó apoyo para el Gobierno chavista

El presidente boliviano Evo Morales hizo el 20JUN17, desde Tiquipaya, Cochabamba, un llamado para que Nicolás Maduro reprima las protestas populares que por casi tres meses tienen lugar en las calles de Venezuela y que arrojan decenas de muertos a manos policiales y militares. Ante un escenario de militantes castrochavistas de diversos países latinoamericanos, con el petulante nombre de “Conferencia Mundial de los Pueblos”, Morales afirmó y luego tuiteó: “Lo que está pasando en Venezuela es un golpe de Estado. Dale duro Maduro contra los golpistas, el pueblo latinoamericano está de tu lado”. La declaración que no se diferencia de otras del mismo Morales, adquirió relevancia política porque entre los que presidian el evento estaba José Rodríguez Zapatero.

El expresidente español, quien por maniobras de Raúl Castro y Maduro ante la inacción internacional se convirtió en 2016 en “facilitador” supuestamente neutral entre Maduro y la Oposición venezolana, ese día se sumaba en Cochabamba al ecuatoriano Rafael Correa, a los colombianos Ernesto Samper y Piedad Córdoba y al “juez” Baltasar Garzón, entre otros, para dar loas a los gobiernos castrochavistas del continente. Zapatero ese día convalidó la receta represiva que Maduro utiliza contra la Oposición venezolana y reclamó apoyo para el gobierno chavista.

*****

El Secretario de la OEA, Luis Almagro, quien mantiene una férrea posición contra el régimen chavista, asomó en una entrevista con el internacionalista Mariano del Alba publicada el 15JUN17 que “todo indica que las propuestas para definir la salida de la crisis van a venir a través de los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero, Martín Torrijos y Leonel Fernández”. Almagro dejaba ver así que el papel de Zapatero como “mediador” aceptado por Maduro podría mantenerse en el tiempo. Sin embargo, según fuentes consultadas en Caracas, la presencia de Zapatero en el mitin de Morales sumó nuevas razones para que la oposición venezolana rechace cualquier intermediación del español.

*****

“El representante de Venezuela perdió no sólo sentido de la realidad sino el sentido del ridículo”. La frase fue pronunciada por el embajador brasileño Marcos Bezerra Abbot Galvão durante la sesión plenaria de la Asamblea General de la OEA celebrada el 20JUN17 en Cancún. Bezerra Abbott cuenta con una carrera de tres décadas en el servicio diplomático de Brasil y actualmente ejerce como Secretario General de Relaciones Exteriores, el segundo a bordo de la prestigiosa cancillería de Itamaraty, la cual dirige a sus anchas. Debido al viaje del presidente brasileño Michel Temer a Moscú, el canciller Aloysio Nunes delegó en Bezerra Abbot la representación de Brasil en la Reunión de Consulta de cancilleres sobre la situación de Venezuela y en la Asamblea General anual de la OEA, eventos que arrancaron el 19JUN17 en el balneario mexicano.

El “representante de Venezuela” a quien se refería el brasileño es Samuel Moncada, quien formaba parte de la delegación oficial de treinta funcionarios que el gobierno de Nicolás Maduro inscribió para participar en el evento anual de la OEA. Pese a la decisión de Maduro de retirar a Venezuela de la OEA, su canciller Delsy Rodriguez y Moncada fueron enviados a Cancún para crear situaciones de choque contra representantes de países que mantienen una posición críticas ante el gobierno chavista. Rodríguez y Moncada se turnaron en la mesa de deliberaciones para atacar a los gobiernos cuyos representantes en la reunión de la OEA se atrevieran a censurar la inconstitucional Asamblea Constituyente que organiza Maduro o que se refirieran a la ruptura democrática o, a la existencia de presos políticos en Venezuela.

La delegación de Maduro viajó a Cancún buscando titulares de prensa de su confrontación con decenas de delegaciones presentes. Incluso Moncada, inscrito como “Viceministro para América del Norte”, protagonizó en el lobby del hotel sede del evento, un violento altercado contra un venezolano exilado en México. En sus intervenciones oficiales, por ejemplo, Moncada acusó a Colombia de haber movilizado “tres columna de tanques” a la frontera con Venezuela, hecho que no parece corresponderse con la realidad.

*****

El esquema decretado por Maduro para instaurar su Asamblea Constituyente incluye unas votaciones en las cuales serán electos los constituyentistas de entre una lista de “candidaturas” aceptadas por el Consejo Nacional Electoral. En las listas aparecen la esposa de Nicolás Maduro, un hijo de Maduro, parientes del fallecido Hugo Chávez, el cogobernante Diosdado Cabello y una larga lista de exministros del régimen chavista, incluyendo a la ahora exministra Delsy Rodriguez. El seleccionado por Maduro para reemplazar a Rodriguez, como Ministro de Relaciones Exteriores, es Samuel Moncada, el hombre que ganó imagen pública en los últimos meses por ser el encargado de insultar reiteradamente a buena parte de los gobiernos y mandatarios del Continente en sus apariciones en la OEA. Obviamente la diplomacia chavista continuará, como lo hace en su política interna, valiéndose del ataque contra los que considera “enemigos”.

Moncada, historiador de profesión, no forma parte del chavismo originario. Recién egresado de la Universidad Central de Venezuela, en los años ochenta, fue profesor en la Academia Militar de Venezuela donde coincidió con Hugo Chávez y otros militares conspiradores de la época, a quienes calificaba como “golpistas”. Su ingreso a las nóminas del régimen, ya con Chávez en el poder, fue de la mano de jefes de la extrema izquierda, lo que le permitió escalar rápidamente a diversos cargos ministeriales y del servicio exterior.

*****

Tal como adelantara el Informe Otálvora del 17JUN17, eran bajas las posibilidades de que la OEA aprobara un documento sobre la situación de Venezuela en la reunión extraordinaria de cancilleres celebrada el 19JUN17 en Cancún. La aprobación de dicho documento que debía reunir una línea de acción y una declaración política, debía contar con un total de 23 votos del total de 34 países miembros de la OEA, pero un pequeño grupo de países aliados del castrochavismo lograron frustrar la posición de la mayoría. Desde el 31MAY17 representante de seis gobiernos mantuvieron largas reuniones para alcanzar un texto de consenso, que no fuera “injerencista” como lo exigían los países agregados en el Caricom, pero que hiciera expreso rechazo a la Asamblea Constituyente de Maduro, pidiera el fin de la represión y exigiera la libertad de los presos políticos y reclamara respeto a las autonomía de la Asamblea Nacional. Los negociadores en nombre de Caricom (Guyana, Antigua y Barbuda y Barbados) creían y aseguraban a sus contrapartes (Brasil, EEUU, Perú) que los restantes gobiernos caribeños los secundaban en la procura de un texto que pudiera contar con la mayoría de votos en la OEA. Esa promesa hizo que en la mañana del 19JUN17 existieran serias posibilidades de que la OEA finalmente se pronunciara sobre Venezuela. Una semana antes de la reunión en Cancún, la canciller de Maduro realizó visitas relámpago a varios países caribeños, entre ellos Haití para pedirles que rompieran el compromiso de Caricom. El gobierno de Maduro, con el directo apoyo del primero ministro de San Vicente-Granadinas, Ralph Gonsalves quien ese día permanecía en La Habana y, de su hijo Camilo Gonsalves quien presidía la delegación de su país en Cancún, presionaron a varios gobiernos caribeños para que no votaran el texto de consenso sobre Venezuela negociado por tres de los miembros de Caricom. El resultado final de la votación arrojó que veinte gobiernos, representantes de los países más grandes, políticamente influyentes y económicamente fuertes del Continente apoyaron la resolución sobre Venezuela.

La falta de un consenso en la OEA está abriendo las puertas para acciones unilaterales o grupales, por parte de gobiernos de la región, hacia el gobierno Maduro. En medios diplomáticos se da como un hecho que EEUU impondría nuevas sanciones a altos jerarcas del régimen chavista.

*****

El 21JUN17 falleció, a los noventa y cinco años de edad, un gran venezolano: Pompeyo Márquez. En 1936, con catorce años de edad, su sed de política lo llevó a la sede de la Federación de Estudiantes de Venezuela, donde las grandes tendencias políticas del siglo XX venezolano nacían movidas por jóvenes dirigentes que veían, con la muerte del dictador Juan Vicente Gómez, el inicio de un nuevo tiempo en Venezuela. Pompeyo fue de los que escogieron la vía de la izquierda y desde sus filas asumió la peligrosa clandestinidad para combatir la criminal dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez. Tras la fuga del dictador a finales de los años cincuenta, Pompeyo fue de los que sin darle oportunidad a la naciente democracia (como él nos confesara décadas después) se alzó en armas emulando la vía castrista. Cáceles, clandestinidad, ruptura con el régimen soviético y la benevolencia de la democracia venezolana, le permitió reintegrase a la vida política, ser Senador de la República, impulsar un experimento de partido de izquierda democrática y participar en importantes procesos de reformas políticas. Acompañó a Ramón J. Velásquez a quien el gobierno de Jaime Lusinchi le había encargado el diseño de una gran reforma del Estado venezolano. En 1989 durante el gobierno de Carlos Andrés Pérez, Pompeyo fue designado, nuevamente junto a Velásquez, para atender las delicadas negociaciones sobre temas fronterizos con Colombia. Rafael Caldera lo llevó a su gabinete ministerial en condición de Ministro de Fronteras. Férreo enemigo del chavismo, Pompeyo abandonó su querido partido MAS, cuando sus compañeros optaron por sumarse a los aduladores de Hugo Chávez. Murió convertido en uno de los últimos ancianos de la tribu a quien los políticos jóvenes iban a preguntarle sobre el pasado y el futuro.

 

Loading...

Lo Más Visto

Loading...