Podemos equipara «todas las violencias» en Venezuela

Julio 06, 2017

Condena unánime de la política española al asalto al Parlamento de Venezuela y el ataque a varios de sus diputados. El Gobierno volvió a pedir ayer una solución democrática, negociada y pacífica, e instó a las autoridades venezolanas a garantizar la seguridad e independencia del Poder Legislativo de ese país, a través de un comunicado emitido por Asuntos Exteriores. Desde el PP, el vicesecretario de Política Social, Javier Maroto, avisó de que «estamos expectantes pero también activados porque Venezuela se parece más a un régimen dictatorial que a la democracia que conocimos».

Por su parte, los distintos grupos de la oposición también reprocharon los actos. La portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, advirtió de que su partido «va a estar siempre contra cualquier justificación o manifestación de la violencia, y muchísimo más cuando se ejerce contra representantes de la soberanía nacional». El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, consideró que «con un tirano no se puede negociar» y exigió más firmeza a la comunidad internacional.

Incluso Podemos se sumó a la condena. El secretario de la formación, Pablo Iglesias, manifestó este jueves en Cádiz su rechazo al asalto que circunscribió al contexto de violencia que sufre el país. «Hemos visto, creo, que son siete manifestantes chavistas quemados vivos por manifestantes de la oposición; hemos visto un asalto al Parlamento que tampoco nos gusta; y vimos disparos desde un helicóptero el otro día. La situación es preocupante», aseguró, al tiempo que reiteró su apuesta «por el diálogo y respeto constitucional». La portavoz de Podemos en el Congreso, Irene Montero, aseguró que desde su partido condenan «todas las violencias» y aprovechó la situación para recordar actos de violencia que se le atribuyen a la oposición. «Recorre un escalofrío el cuerpo cuando vemos cómo, después de decir una persona destacada de la oposición que a los jueces les podría ocurrir algo después de ratificar una sentencia, esas personas terminaran asesinadas».

 

A pesar de esta coincidencia general, la declaración de una condena institucional por parte del Congreso se encuentra en el aire. El PP está decidido a impulsar un texto y buscar el consenso del resto de los grupos para que pueda ser leído al inicio del Pleno del próximo martes. Habrán pasado cuatro días desde los hechos, pero es el máximo reproche que la Cámara Baja puede realizar ante un suceso internacional. Para que salga adelante, el PP necesita conseguir el apoyo unánime del resto de los grupos parlamentarios, ya que la firma de todos los portavoces debe acompañar al texto antes de pide elevarlo a la presidenta del Congreso. El respaldo del PSOE y Cs se da por descontado en el PP, pero no así el de la formación morada, que este jueves evitó pronunciarse sobre su postura ante una declaración. No en vano, el contenido de una declaración institucional va más allá de la mera condena de un acto puntual. Incluye conclusiones sobre la situación política general y ahí es donde parece difícil que Podemos pueda sumarse. Las conversaciones comenzarán de manera firme el lunes.

Loading...

Lo Más Visto

Loading...