General Ochoa Antich: La criminal represión no impedirá la protesta

Julio 09, 2017

El tiempo de permanencia del régimen de Nicolás Maduro es cada día más corta, presagia el  general de división (r) Fernando Ochoa Antich, exministro de la Defensa, al considerar la amenaza hecha por el jefe del Ejecutivo Nacional  de obligar a los empleados públicos a votar por su Constituyente y la esperada concurrencia a la consulta promovida por los sectores democráticos el próximo domingo 16 para pronunciarse por esa propuesta gubernamental.

En entrevista concedida a EL IMPULSO, el conocido hombre público –quien además de militar es abogado y se desempeñó como canciller y diplomático-, calificó como de criminal la forma como los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana han venido reprimiendo a los manifestantes.

Pero, sostiene que ni la represión, ni la violencia  desmoralizarán la protesta que ya lleva más de tres meses ininterrumpidas, con lamentables pérdidas de vida,  después que el Tribunal Supremo de Justicia produjo las dos grotescas sentencias, 155 y 156, que le arrebataban facultades a la Asamblea Nacional y concedían ilimitados poderes al jefe del Ejecutivo venezolano, la convocatoria luego a la Constituyente y el acoso a la doctora Luisa Ortega Díaz después que ella, en su condición de fiscal general de la República, confirmara que se había roto el hilo constitucional.

El general Ochoa Antich expresó que los militares en las democracias siempre están bajo el mando de los civiles, pero el hoy extinto Hugo Chávez comenzó por corromper a altos oficiales con el Plan Bolívar 2000 y, posteriormente, la Fuerza Armada se convirtió en el brazo armado del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Censura la conducta del ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, por sus reiteradas expresiones de carácter político, la forma en que se realizan los ascensos militares y la gran cantidad de generales, así como la incorporación de las milicias como componente de la institución castrense.

Ante la partidización que se observa en la conducta de los militares, especialmente en los altos mandos, ¿fue perjudicial haberle concedido el voto a los militares, tomando en consideración que estos tienen en su poder el uso de las armas que les da la Constitución?

La relación de las fuerzas armadas con el poder político, en los países democráticos desarrollados, se caracteriza por los siguientes factores: plena subordinación de la organización militar al poder civil, aunque siempre es considerada como un factor de presión en la solución de los grandes problemas nacionales; el ministerio de la Defensa es ejercido normalmente  por un experto civil en el campo de la estrategia militar o un gran administrador;  sus efectivos votan, pero no actúan directamente en el juego político partidista. Antes de establecerse el derecho al voto en la Constitución de 1999 debió analizarse a profundidad la tradición histórica venezolana de la intervención militar en la política, ya que el derecho al voto puede producir una cercanía, aunque lejana, a la militancia política.

-¿Se ha convertido la cúpula militar venezolana en el brazo armado del partido de gobierno?

-Sí, la cúpula militar ha permitido, durante estos dieciocho años,  que la Fuerza Armada Nacional se haya  transformado en el brazo armado del PSUV, llegando al extremo de obligar a sus miembros que, en actos públicos, digan ciertos eslóganes violatorios al contenido de los artículos 328 y 329 constitucionales.

-¿No fue una decisión absurda haber creado el plan Bolívar 2000 para que los militares se ocuparan de quehaceres fuera de sus competencias?

-Totalmente. Esa decisión tuvo un claro objetivo: comprometer en hechos de corrupción a los oficiales generales comandantes de guarnición para lograr, de esa manera, controlar progresivamente la Fuerza Armada Nacional. Realmente no fue suficientemente eficiente, ya que ocurrió la desobediencia militar del 11 de abril de 2002.

También, ¿no le parece que fue degradante poner a los militares a distribuir pollos y verduras,  después a poner orden en las colas en mercados y supermercados y finalmente darle a generales y almirantes las funciones de adquisición, distribución y venta de caraotas, cerdo, lácteos y otros productos para supuestamente garantizar la alimentación a la población?

Ese tipo de acciones ha debilitado progresivamente el profesionalismo militar. Además de esas funciones, no cónsonas

-¿Cómo observa la creación de las milicias, como  un componente fuera de la Constitución, que tiene como comandante a un militar de alto rango?

-La idea de crear la Milicia Bolivariana le surgió a Hugo Chávez después del 11 de abril. Creyó que de esa manera creaba un contrapeso para poder enfrentar cualquier acción  del Ejército, la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional, a las cuales les disminuyó su estatus de Fuerza a componente.  Le dio tanta importancia a la Milicia Bolivariana que en la organización de la Fuerza Armada Nacional la colocó al mismo nivel que el Comando Estratégico Operacional y el ministro de la Defensa. También consideró que podría formar a oficiales en un menor tiempo que el utilizado en los Institutos Militares y poder así ascender a oficiales, a jóvenes influidos ideológicamente antes de su alistamiento. En verdad, sus unidades no han logrado, hasta este momento, ser suficientemente eficientes y mucho menos ser un verdadero  contrapeso a cualquier acción militar de los distintos componentes de la Fuerza Armada Nacional.

-¿Qué explicación puede haber que el Presidente Maduro haya anunciado que será armado medio millón de milicianos con fusiles y su meta será llegar al millón de estos individuos? ¿No es armar a gente para enfrentar a su propio pueblo?

-Ese irreal número de milicianos armados de fusiles fue sostenido por Maduro como una amenaza a los demás componentes de la Fuerza Armada  y a la oposición democrática. En realidad, Venezuela no está en condiciones económicas de mantener movilizadas, ni antes ni mucho menos ahora, un número de efectivos militares tan elevado. Armar a milicianos sin suficiente formación y control puede conducir a delicados enfrentamientos con otros miembros de la sociedad. Este peligro es mayor si están influidos por una ideología política.

-¿Cuál es su opinión sobre la formación de zonas de seguridad por todas partes y de las REDI y los ZODI, que han militarizado al país?

-La exagerada creación y ampliación de los límites de zonas de seguridad ya existentes atenta contra los derechos ciudadanos. Lo prudente es evitar que eso ocurra, denunciando a través de los medios de comunicación hechos de ese orden con el fin de que la Asamblea Nacional interpele al ministro de la Defensa para que explique cada caso. La ley orgánica de la Fuerza Armada, aprobada el año 2008, establece en su artículo 24 que una región estratégica de defensa integral (REDI) es un espacio del territorio nacional con características geoestratégicas ideado para planificar, conducir y ejecutar operaciones que garanticen la independencia de Venezuela, su soberanía, su seguridad, la integridad de su espacio geográfico y su desarrollo nacional. Los jefes regionales de las REDI están bajo el mando del Comando Estratégico Operacional de la FAN y son designados por el Presidente de la República. Las regiones estratégicas de defensa integral (REDI) se subdividen en zonas operativas de defensa integral (ZODI), y estas últimas, a su vez, en áreas de defensa integral (ADI). Toda militarización de la sociedad es inconveniente y debe ser rechazada por los ciudadanos.

-¿Es cierto que en Venezuela hay  más de dos mil generales y que estos son muchos más de los que tiene la Otan?

-No conozco con detalle las cifras, pero algunos analistas bien informados sostienen esos números y los comparan con los generales existentes en la OTAN y en las Fuerzas Armadas  de los Estados Unidos. El exagerado número de oficiales generales compromete la unidad de mando y la eficiencia  de  toda Fuerza Armada. En relación a los grados militares, yo critico con severidad los establecidos en esa ley orgánica, ya que rompió una tradición de más de cien años al crear los grados de mayor general y  primer y segundo teniente. Además, una Fuerza Armada que se considera bolivariana no debió incrementar y cambiar los grados existentes en el Ejército Libertador. Otro aspecto a criticar es la forma en que se ha empezado a utilizar a la ligera el ascenso a general en jefe. Bolívar fue muy selectivo para otorgar ese grado y así también fue en las Fuerzas Armadas Nacionales creadas y profesionalizadas durante el siglo XX. José Antonio Páez y Antonio José de Sucre eran generales de división al iniciarse las batallas de Carabobo y de Ayacucho. En las Fuerzas Armadas del siglo XX venezolano sólo hubo dos generales en jefe: Juan Vicente Gómez y Eleazar López Contreras.  Este último fue ascendido a ese grado por el congreso nacional después de haber entregado la presidencia de la República. Me causa risa las decenas de generales en jefe de la revolución chavista. De sus méritos es mejor no hablar.

-La Guardia Nacional ha sido  utilizada para enfrentar a los manifestantes que, según la Constitución, pueden salir a la calle, siempre y cuando no utilicen armas, para expresar su disconformidad. ¿No se ha excedido ese cuerpo no solamente al utilizar bombas lacrimógenas contra escuelas y hospitales, sino con el uso de metras y tornillos o pedazos de cabilla, como ha sido denunciado?

-La criminal represión de la Guardia Nacional no tiene parangón en nuestra historia. Los ochenta jóvenes asesinados, los más de mil heridos y los tres mil detenidos muestran que el objetivo  de esos muertos y heridos fue  tratar de desmoralizar la protesta. Estoy convencido que no lo lograrán. Además, tengo la convicción moral de que el gran responsable de esta tragedia es Nicolás Maduro  por su exagerada ambición y su falta de flexibilidad política para negociar una verdadera solución de la crisis con la oposición democrática. La historia lo enjuiciará con gran severidad.

-¿No cree que la actuación  de la Guardia Nacional le ha hecho perder respetabilidad y se ha ganado el rechazo de la población?

-Así es. La equivocada conducción de la Guardia Nacional le ha hecho perder totalmente la necesaria autoridad moral que requiere un componente militar para poder enfrentar problemas de orden público con suficiente objetividad y justicia. Actualmente, la Fuerza Armada Nacional presenta un marcado deterioro en su prestigio y un creciente rechazo de nuestro pueblo, consecuencia a la forma de actuar  de la Guardia Nacional durante los más de cien días de protesta, ya que dicho componente, se quiera o no se quiera aceptar pertenece a nuestra Institución Armada.  En el caso particular de la Guardia Nacional el desprestigio es total y dolorosamente irrecuperable.

-¿Cómo puede ser condecorado un coronel después que le ha dado unos empujones al presidente de la Asamblea Nacional?

-Es la más clara demostración  de que el régimen madurista tiene una marcada vocación dictatorial y militarista. En sus valores no existe el principio fundamental de una democracia: la Fuerza Armada está subordinada al poder civil. Estoy convencido, que la condecoración otorgada al coronel Vladimir Lugo es parte de un plan diseñado por el propio Maduro, con asesoramiento cubano, que busca debilitar la figura de Julio Borges y la autoridad moral de la Asamblea Nacional.  Esa acción hay que vincularla con sus permanentes declaraciones amenazando al presidente de la Asamblea Nacional con la cárcel, la violación por colectivos armados de su sede y la inconstitucional tesis del desacato.

-¿Cuál es su opinión sobre los hechos ocurridos en la sede de la Asamblea Nacional cuya seguridad está en manos de la Guardia Nacional?

-Un hecho inaceptable que demuestra la vocación totalitaria de Nicolás Maduro. El intento de tomar el Palacio Federal por turbas formadas por colectivos oficialistas, sólo comparable con el asalto al congreso nacional al inicio del régimen autocrático de José Tadeo Monagas, en presencia de los efectivos de la Guardia Nacional responsables de su seguridad, es una acción política de tanta gravedad que no pudo ocurrir sin previas instrucciones del propio Nicolás Maduro. La camarilla corrupta que nos gobierna está convencida que, sembrando el terror con la Guardia Nacional y los colectivos armados, puede interrumpir la protesta nacional e imponer la inconstitucional convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente para reemplazar el Estado democrático y social de Derecho y de Justicia establecido en la Constitución de 1999 por un régimen totalitario de tendencia comunista similar al existente en la Cuba de Fidel Castro.

-¿Cómo ve la utilización de los tribunales militares para juzgar a los manifestantes civiles?

-Es un acto inconstitucional que viola flagrantemente el artículo 261 de la constitución nacional de 1999 que afirma: “La competencia de los tribunales militares se limita a los delitos de naturaleza militar”. Es inaceptable y violatorio de los derechos humanos que se considere cualquier enfrentamiento entre un ciudadano y un efectivo de la Guardia Nacional como delito militar. Esa decisión muestra el desespero de Nicolás Maduro al no poder restablecer la tranquilidad ciudadana después de cien días de protestas, más de ochenta muertos, mil heridos y cerca de tres mil detenidos.

-En el mismo sentido, ¿no cree, que se ha extralimitado el Gobierno al utilizar a Ramo Verde como una cárcel política?

-Sin duda. Los penales militares sólo deben ser utilizados por militares y civiles sometidos a los tribunales militares por delitos de esa naturaleza.

-¿No ha demostrado Padrino López ser más un activista político que un funcionario de la institución castrense al servicio de la defensa del país?

-Dolorosamente, usted tiene razón. El general Padrino López ha comprometido totalmente su prestigio militar al violar flagrantemente principios fundamentales de nuestra Institución. Mantener como lo hace frecuentemente que “la Fuerza Armada Bolivariana es antiimperialista, revolucionaria, socialista y fundamentalmente chavista” es totalmente inaceptable. Al colocar a la Fuerza Armada Nacional  al servicio del PSUV irrespeta valores fundamentales de la constitución nacional de 1999, establecidos en los artículos 2, 6 y  328 tales como el pluralismo político y el apoliticismo militar.

-Se ha denunciado la presencia de asesores cubanos en las instalaciones militares, ¿no se violenta la Constitución?

-Usted puede, como Gobierno nacional, solicitar o contratar cualquier asesoramiento en diferentes materias. Lo que no debe es permitir que eso ocurra en aspectos que puedan comprometer la soberanía nacional y la libertad de los ciudadanos. En ese caso, puede existir violación de la Constitución Nacional. No tengo información suficiente que me permita afirmar la existencia o no de asesores cubanos en la propia organización militar, pero en la opinión pública existe la certeza de la presencia de un generalizado asesoramiento cubano en toda la estructura del Estado, llegando al extremo de mantener control en sectores vitales en el funcionamiento del Estado tales como la seguridad civil de Nicolás Maduro,  los registros públicos, los sistemas de identificación y  la inteligencia civil y militar.

-¿No es preocupante que fuera del país se hagan señalamientos de que existen carteles de narcotraficantes, como la de los soles, dentro de la institución militar?

-Sí, es muy preocupante y muestra una creciente debilidad ética en la dirección del Estado venezolano y de su Fuerza Armada. Este hecho es muy delicado. Puede llegar a comprometer hasta aspectos fundamentales de la seguridad nacional. Nunca he creído la propaganda del régimen madurista cuando afirma que existe realmente la posibilidad de una invasión norteamericana a Venezuela, pero la amenaza que significa la droga y el terrorismo  para los Estados Unidos y Europa puede ser causa para que Venezuela llegue a ser considerada como amenaza para su seguridad. De allí a la tragedia de una invasión extranjera sólo hay un paso.

-¿Cómo ha visto las ininterrumpidas movilizaciones de la gente contra las sentencias del TSJ, el proyecto de Constituyente y el acoso a  Luisa Ortega Díaz por haber denunciado la ruptura del hilo constitucional?

-Muy importantes. Mantener, como ha hecho el pueblo venezolano, cien días de protesta, en contra de las arbitrariedades de Nicolás Maduro y su camarilla, demuestra la existencia en todos los sectores sociales de un claro convencimiento de que Venezuela se encuentra amenazada por un régimen criminal y corrupto que aspira mantenerse  en el poder sin consultar la voluntad popular para poder, de esta manera, imponer un régimen comunista  similar al que existe en Cuba. Creen que con la represión y la violencia lo podrán hacer.  Están equivocados, los venezolanos se mantendrán en la calle hasta lograr que Nicolás Maduro abandone el poder. Esa firmeza debe conducir a que en el seno de la Fuerza Armada Nacional surja la convicción de que la permanencia en el poder de Nicolás Maduro compromete el destino de nuestras futuras generaciones.

-¿Cree usted que si se aprueba la Constitución que ha propuesto Maduro se establecerá el mismo texto que rige en Cuba y desaparecerá la democracia en Venezuela?

-No tengo certeza de cuál va a ser su contenido, pero en lo que creo firmemente es que la crisis nacional es de tal magnitud que difícilmente Nicolás Maduro podrá continuar en el poder. De todas maneras, hay que saber que esa reforma busca establecer un régimen similar al cubano. Estoy convencido que la constitución que pueda surgir de la írrita Asamblea Nacional Constituyente no tendrá ninguna validez jurídica y sus efectos serán inexistentes. La mejor demostración de la debilidad del gobierno madurista, y de que su tiempo de permanencia en el poder es cada día más corto, lo demuestra la amenaza que acaba de proferir Nicolás Maduro en contra de los empleados públicos para llevarlos obligados a votar el 30 de julio. Una razón más para considerar írrita e ilegítima la elección de los miembros de esa fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente.

Loading...

Lo Más Visto

Loading...