Derwick Associates implicada en la crisis eléctrica venezolana

Octubre 21, 2013
Caso Derwick Derwick Associates

El gobierno venezolano ejecutó diversas acciones para solventar la crisis eléctrica que se comenzó en 2009, cuando una falla dejó sin servicio a más del 70% del país. Entre ellas, la contratación del Grupo Derwick Associated para que construyera generadoras eléctricas que estarían listas en 14 meses, pero que hasta la fecha no han sido instaladas.

Leopoldo Alejandro Betancourt López, Francisco Convit Guruceaga, y Pedro José Trebbau López, conocidos como los “bolichicos” son los nombres tras la empresa que el 20 de febrero de 2010 vendió 209.000.000 de dólares en equipos a Bariven, la filial de PDVSA encargada en realizar las compras nacionales e internacionales para actividades petroleras. A Derwick le fueron asignados doce proyectos, cinco por contratos de PDVSA, seis por la Electricidad de Caracas y uno por la Corporación Venezolana de Guayana. Pero a su vez, “los bolichicos” contrataron varios empresas estadounidenses, incluidas General Electric, Pratt & Whitney y ProEnergy Services LLC, para que llevaran a cabo los proyectos energéticos. Sin embargo, según el Registro Nacional de Contratistas, aún no ha terminado en un 100% ninguna de las obras eléctricas.

Ambos son venezolanos pero residen en Estados Unidos, desde donde al parecer, han logrado “comprar”, con una alta cantidad de dinero a varios funcionarios del Estado venezolano, a cambio de la adjudicación de contratos. Rafael Ramírez, presidente de PDVSA y ministro de energía; Rodolfo Sanz, exministro de Industrias Básicas y Mineras; Nervis Villalobos, ex viceministro de Energía y a Javier Andrés Alvarado Pardil, hijo del ex viceministro de Desarrollo Eléctrico, son algunos de los nombres que figuran en la lista de sobornados por la empresa.

Pero junto a Derwick Associated figuran dos compañías más: KCT Cumaná II y Ovarb, quienes realizaron la venta de equipos a Bariven en 2010 por un total de 764.000.000 de dólares, de los cuales KCT logró vender 305.000.000 y Ovarb 251.000.000. Según la exhaustiva investigación del periodista venezolano César Batíz “el sobreprecio fue de 403.752.631 de dólares”. Adicionalmente, señala que “en las órdenes de compra aprobadas por Bariven, se refleja una disgregación de los equipos, como si las empresas hubieran cobrado dos veces las piezas de varias unidades”.

 

El escándalo ha sido tal, que el ex embajador Otto Reich presentó una demanda ante los tribunales del Estado de Nueva York contra los “bolichicos” y Francisco D’Agostino Casado, por “corrupción, chantaje a funcionarios públicos, fraude electrónico, difamación personal y comercial, falsedad perjudicial y conspiración, entre otros”. 

No obstante, se presume que diversos personajes que expusieron el caso y denunciaron estas irregularidades han sido víctimas de amenazas, entre ellos el periodista de investigación citado anteriormente, César Batiz y el presidente del Centro de Divulgación Económica (Cedice), Rafael Alfonzo. Este último fue expuesto a través de un video que fue publicado a través de la red social Twitter en el cual el reconocido empresario venezolano aparece en su habitación, en primer lugar sentado en lo que podría ser un escritorio y posteriomente, durmiendo en su cama. El tweet a través del cual se dio a conocer el video fue enviado por @akanan2013 y dice: “Rafael Alfonzo no te escondas que tú tampoco te salvas.”

Hasta los momentos se desconoce el monto oficial de la inversión que realizó el Estado venezolano y cuál será el desenlace de esta controversial historia.

Jose Elias Chacón, Colombia
Loading...

Lo Más Visto

Loading...