Caso Derwick: España, la próxima parada del tren de la corrupción

Febrero 19, 2016
Caso Derwick Derwick Associates

El pasado 31 de octubre, Alejandro Betancourt, uno de los dueños de Derwick, se reunió en Madrid con el presidente de la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa), Eduardo Montes, para dar a conocer sus planes de inversión en la nación europea.

Una nota de prensa publicada en el portal de noticias Expansión.com, reseña que “el presidente de la empresa venezolana ha querido tener información más precisa de la situación del sector en España para así avanzar en los planes de desarrollo internacional de la compañía”. Y es que desde 2010, Derwick cuenta con una oficina en España, desde la cual ha desarrollado una estrategia de mercado internacional.

Pareciera que la UNESA desconoce la verdad sobre la empresa venezolana. Sin embargo, la periodista del ABC de España, Ludmila Vinogradoff, publicó un artículo que revela los delitos de corrupción en los que han incurridos los dueños Derwick, poniendo en alerta al sector eléctrico español. Entre otras cosas, Vinogradoff señala que “el grupo de ‘bolichicos’, hijos de la ‘boliburguesía’, apodados así por pertenecer a la élite chavista, se han enriquecido al amparo de las prebendas y contratos que les ha dado el gobierno venezolano”.

 
Pero todo queda en familia. Al parecer, Margarita Vargas y Luis Alfonso de Borbón fueron presentados por Francisco D'Agostino, quien es uno de los mejores amigos del aristócrata español y está casado con María Victoria Vargas, hermana de Margarita. D'Agostino también pertenece al grupo de los “bolichicos” y justamente contra él (y otros de sus socios) el exembajador de Estados Unidos en Venezuela, Otto Reich, ha presentado una demandada por presunta corrupción, soborno y tráfico de inflñuencias.

Y es que cada día es más difícil ocultar cómo Alejandro Betancourt, Francisco Convit, Francisco Javier D’Agostino y Pedro Trebbau se han enriquecido con el dinero que el gobierno venezolano les asignó para solventar la crisis energética que se presentó en 2009 en el país. Porque a pesar de los señalamientos de Derwick, de haber ejecutado hasta la fecha once proyectos de ingeniería, construcción y puesta en operación de centrales termoeléctricas, Venezuela sigue padeciendo las trágicas consecuencias de poner en manos de inexpertos un problema tan grave.

 

2
Alejandro Betancourt, y Eduardo Montes de la Asociación Española de la Industria Eléctrica
prensacarabobo.com
comments powered by Disqus