Aprueban reforma del presidnete Temer para congelar el gasto público

Octubre 11, 2016

Celebrada por el ministro de Hacienda Henrique Meirelles, el inventor, y por el jefe del Ejecutivo Michel Temer, la enmienda a la constitución de 1988, que congela el gasto fiscal por 20 años, resultó aprobada en la noche del martes en la primera ronda en la Cámara de Diputados de Brasil. La votación a favor fue tan holgada (366 por el sí, 111 en contra y dos abstenciones) que aplastó, al menos por el momento, la idea de que ese proyecto podrá ser resistido por la nueva oposición integrada por la izquierda y centro izquierda.

Faltan al menos tres ruedas (una en Diputados y dos en el Senado) en que los parlamentarios tendrán que decidir su apoyo. La segunda de Diputados debe ocurrir el 24 de octubre. Luego vendrán las dos del Senado. Pero si todo sigue en la dinámica actual, todo permite suponer que el trámite de su sanción será bastante rápido y sencillo. El ministro Meirelles, quien está en Nueva York –en una reunión con inversores del Bank of America- no cabía en sí de la satisfacción: “Es una excelente noticia para el país. Y estamos presentándola a la comunidad internacional. Brasil prosigue en el ajuste de las cuentas públicas y en la resolución de sus problemas fundamentales en la economía para permitir que el país entre en una ruta de desarrollo sostenido”. Cuando le preguntaron si creía que esto influirá de inmediato, replicó: “No creo en el impacto instantáneo porque las agencias de rating van a aguardar a la consolidación del proceso”.

Aunque el del lunes es recién un primer triunfo en el Parlamento, Meirelles juzgó que ya es muy importante este  indicio del rumbo que tomará esa legislación. “No hay que olvidar que si algo llevó en el pasado a la rebaja de la nota brasileña fue, precisamente, la mala trayectoria fiscal del país”. Insistió que el “resultado es muy importante en la medida en que muestra la disposición del Congreso brasileño, y en último análisis de la sociedad, de enfrentar los problemas básicos de la economía”.

Para el presidente Temer, este primer éxito tuvo un sabor especial. Conmemoró con una frase singular durante un acto en el Palacio del Planalto: “Fue el gesto gubernamental de supuesto mayor impacto en la economía brasileña. Eso va a generar, y ya generó desde anoche (por el lunes) una credibilidad mayor en nuestra economía”. Pero el jefe del Planalto sabe que nada de esto será gratis. Sobre todo para los sectores más vulnerables. “Es posible que haya sacrificios, pero todos deberán colaborar” sostuvo. Y agregó, como si la capacidad de aporte fuera la misma para todos los segmentos poblacionales: “Estamos trabajando para una reunificación, para una pacificación nacional. Y eso pasa por aparentes sacrificios”. En su visión, el hecho de ser aprobada la enmienda en la primera rueda de Diputados revela “que Brasil es un país serio que toma en serio las cuentas públicas”. Y añadió: “Muchas voces se levantaron contra la norma para decir que va a acabar con los programas sociales y va disminuir las partidas para salud y educación. Pero eso no va a suceder. No hay un techo para educación, para salud y para cultura. Hay un techo global y dentro de él se formará el presupuesto”. Lo cierto es que Temer mostró su capacidad para “negociar” con los parlamentarios. Esa habilidad presidencial reside, más que nada, en escuchar las demandas de los distintos partidos, que se traducen desde partidas para realizar obras en sus reductos electorales hasta entrega de cargos en distintos ministerios nacionales.

Loading...

Lo Más Visto

Loading...